Ciudad de México.

La Princesa Charlene fue operada esta semana por tercera vez en los últimos cinco meses, mientras la Casa Real de Mónaco tiene esperanzas en que haya sido la definitiva y pueda volver al Principado.

Su caso levantó polémica y especulaciones de que se ha distanciado de su marido, el Príncipe Alberto, y sus mellizos, Jacques y Gabriella, de 6 años, pues durante 2021 no ha sido vista en público.

Medios europeos han afirmado que huyó de su residencia sin dar explicaciones. No obstante, la familia real rechazó esa versión.

“La Princesa Charlene ha tenido hoy (ayer) su intervención (quirúrgica) final”, declaró a People un vocero del Palacio.

Oficialmente se reveló que en mayo la ex nadadora viajó a Sudáfrica para abanderar una campaña contra la caza furtiva de rinocerontes; serían 12 días, pero sufrió dolores y una infección en un oído y la garganta derivados de un implante dental que se hizo poco antes, por lo que fue hospitalizada y operada.

Para que reposara debidamente se le prohibió volar, pues sus oídos no soportarían una altitud superior a 20 mil pies, dijo Charlene después, en entrevista con Channel 24.

Sufrió una recaída que la llevó, en agosto, a ser intervenida de nuevo, con anestesia general. Días después, su marido y sus pequeños viajaron a Sudáfrica para verla.

LEA: ¡Nada de crisis! El príncipe Alberto se reúne con su esposa Charlène

A principios de septiembre Charlene volvió al hospital por un desmayo.

Mientras tanto, Alberto ha asistido a actos oficiales y públicos, como el estreno de Sin Tiempo para Morir, en compañía de famosas como Sharon Stone.