04/12/2022
09:06 AM

Más noticias

Urgen obras de protección, señalan empresarios de SPS

La vulnerabilidad del país, sobre todo del Valle de Sula es un tema que debe ser prioridad para el Gobierno, falta finalizar reparaciones de bordos y nuevos proyectos.

San Pedro Sula, Honduras.

La vulnerabilidad del país ante los fenómenos climatológicos, sobre todo en el Valle de Sula preocupa al sector empresarial, que pide un plan de emergencia que incluya prontas obras de protección.

Luego del devastador paso de las tormentas Eta y Iota a finales de 2020, que dejó pérdidas humanas y materiales que sobrepasaron los 45, 676 millones de lempiras, el miedo entre la población a un nuevo desastre es latente.

Las fuertes lluvias que se registraron la semana pasada y causó inundaciones en La Lima, Villanueva y San Pedro Sula evidenció el riesgo que existe de sufrir graves daños humanos y económicos nuevamente, sobre todo porque persistirá el clima inestable.

“Nosotros también guardamos preocupación, nos hemos reunido con otras Cámaras de Comercio del Valle de Sula, alcaldes y autoridades a cargo de la Comisión del Valle de Sula y que formarán el nuevo instituto. Definitivamente sí es necesario darle seguimiento y conversar más con el Gobierno para que se brinden las soluciones y no tengamos nuevamente una tragedia”, declaró Eduardo Facussé, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC).

Rolando Alvarenga, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio e Industrias de Honduras (Fedecámara), manifestó que es prioritario que se reactive un comité para tratar la vulnerabilidad del Valle de Sula, que es un tema de prioridad para el país.“Estamos viendo lluvias fuertes y luego de los huracanes estamos vulnerables. Esto debe ser prioridad del Gobierno”.

Los efectos de Eta y Iota tardarán en desaparecer en el territorio.

Alvarenga indicó que por su alta productividad, las pérdidas en el Valle de Sula serian catastróficas como hace dos años.

“Si tienen que hacer nombramientos y destinar recursos deben hacerlo ya (el Gobierno)”, apuntó.

Además de las obras de protección, este rotativo conoció que hay deficiencia de recursos de personal y logística en la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), incluso han dejado de funcionar los Comités de Emergencias Comunitarios que eran apoyados por el Gobierno por medio de Copeco.

José Martín Chicas, miembro de la Asociación Nacional de Industriales (Andi) y empresario de la construcción, opinó que es un tema de mucha responsabilidad, porque antes que todo se debe salvaguardar las vidas humanas.

“Estamos en una región muy vulnerable del país por la incidencia que tienen estos potentes ríos como Chamelecón y Ulúa, esta responsabilidad no solo es para el Valle de Sula, es todo el país, pero particularmente en el Valle de Sula está la mayor parte de la inversión productiva en manufactura, agricultura e infraestructura operativa y son inversiones que no se pueden recuperar de la noche a la mañana”.

Añadió que la solución es que el Gobierno asigne un fuerte presupuesto para echar andar las obras de mitigación. “Este es un reclamo justo para una zona que aporta mucho al desarrollo del país, pero la solución es acelerar las obras de contención”.

Chicas destacó que hay alarma y preocupación en la población, porque aún siguen sufriendo los embates de Eta y Iota.

Kamal Dieck, empresario del sector de alimentos, compartió que las zonas que están en bordos de ríos y quebradas son las primeras en donde se debe intervenir con un plan de rezonificación a mediano plano que mejore la calidad de vida de los pobladores sin comprometer sus ingresos por la proximidad de sus puestos de trabajo.

“Para esto se necesita la entera colaboración de las autoridades municipales y del gobierno central, como empresarios responsables, estoy seguro que apoyaremos cualquier iniciativa que conlleve a una mejoría en las condiciones de vida y seguridad de las familias más vulnerables en el Valle de Sula”, enfatizó Dieck.

Alden Rivera, director de operaciones de la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM), indicó que en representación de la AHM fue miembro de la comisión para la prevención en inundaciones integrada por gobierno y empresa privada y aseguró que se logró la reparación en un 80% de los bordos del Valle de Sula.

“En el Gobierno anterior se invirtieron alrededor de 500 millones de lempiras y creo se hizo un buen trabajo, es importante finalizar ese 20% que falta y se debe hacer una auditoria estructural de las obras que se desarrollaron el año anterior”.

Rivera detalló que se deben ejecutar los proyectos de represas de El Tablón, Jicatuyo, Los Llanitos porque esas son soluciones definitivas y necesarias que han sido postergadas por varios gobiernos.