13/04/2024
07:49 PM

Urge apertura de refugio para mujeres víctimas de violencia

La casa refugio que funcionaba en la ciudad tiene más de un año cerrada, debido a una deuda de energía que la municipalidad no ha pagado.

San Pedro Sula

Los actos de violencia contra las mujeres continúan incrementando en Honduras, mientras que cada vez son menos las víctimas que se atreven a denunciar a sus agresores.

De acuerdo con el Observatorio de la Violencia de la Unah, en lo que va del año más de 78 mujeres han muerto de forma violenta a nivel nacional.

Según estadísticas del Ministerio Público, las denuncias por violencia doméstica han disminuido drásticamente. Solo en el departamento de Cortés hubo una disminución del 26% durante 2022.

Para Claudia López, juez del juzgado contra la Violencia Doméstica, las razones principales por las que las mujeres no se atreven a denunciar a sus agresores son la dependencia económica y no tener un lugar seguro donde vivir.

Acerca de este último punto, destacó que la falta de casas refugio ha agudizado el problema, principalmente en la Capital Industrial, que posee una alta incidencia de agresiones contra mujeres.

La jueza explicó que las instituciones como el Ministerio Público y la Fiscalía poseen protocolos estandarizados para identificar cuando la vida de las denunciantes está en riesgo.

“En estos casos, los operadores de justicia remiten a las víctimas a una casa refugio, donde pueden estar seguras durante el proceso”, detalló.

López comentó que en el caso de las sampedranas se han visto en la necesidad de enviarlas a La Ceiba, Santa Rosa de Copán o Tegucigalpa, debido a que son los únicos municipios donde hay casas refugio en el país.

Agregó que “de acuerdo con la Ley de Violencia Doméstica, las municipalidades tienen el deber de tener casas refugio para las víctimas de violencia, pero lamentablemente las autoridades no han cumplido”.

Para saber

Organizaciones de sociedad civil y derechos humanos presentaron un anteproyecto de Ley de Casas Refugio, pero aún no ha sido sometida a discusión en el Congreso Nacional.

En mayo 2022, la municipalidad sampedrana anunció la apertura de una casa refugio, pero, según López, esto no sucedió debido a que la casa tiene una deuda de energía eléctrica. Al respecto, manifestó que “la vida de las mujeres vale más que esa deuda” y que es urgente que las féminas tengan un lugar seguro al que puedan acudir. Por su parte, Carlos Paz, director ejecutivo de la fundación Caritas, dijo que las personas no están confiando en el sistema de justicia hondureño y que en muchas ocasiones el mismo Estado abandona a las mujeres.

Señaló que en muchos casos, la Policía Nacional no brinda protección a las denunciantes e incluso desestiman sus acusaciones burlándose de ellas.

Añadió que no hay herramientas suficientes para una protección efectiva, por lo que muchas mujeres terminan aguantando una situación de violencia que puede terminar en muerte.