17/06/2024
02:24 PM

Reclaman seguridad ante ola de saqueos en casas y negocios

En Jardines del Valle el patronato determinó cerrar parcialmente los accesos a la colonia.

    San Pedro Sula, Honduras.

    A falta de acciones por parte de las autoridades policiales, pobladores de San Pedro Sula están cerrando por su cuenta el paso a sus colonias para evitar ser víctimas de la delincuencia.

    No existe el confinamiento para los delincuentes, ya que en la ciudad se ha desatado una ola de asaltos en viviendas y negocios que permanecen cerrados.

    Una de las primeras comunidades en tomar estas acciones es Jardines del Valle, la cual desde ayer por la mañana está restringiendo la circulación de personas ajenas al lugar.

    LEA: Honduras reporta 111 nuevos casos de COVID-19 aumentando cifra total a 1,010 contagios

    TOME EN CUENTA
    Asegurar puertas y ventanas es una prioridad cuando todo se encuentra deshabitado y el refuerzo de posibles puntos de entrada para ahuyentar a los ladrones.

    Carlos Flores, presidente del patronato, dijo que desde el inicio de la cuarentena han ocurrido robos en calles e incluso saqueos a viviendas. Tenemos un guardia en la entrada que está en el bulevar que va hacia la Unah-vs y otro en la vía que conecta con La Antorcha. No estamos dispuestos a que estén tomando la colonia como un lugar de paso”, enfatizó Flores. Explicó que las personas que quieran ingresar deben justificar la visita y portar su mascarilla, porque de no ser así no le permitirán el tránsito.

    Saqueo a negocios.

    También los emprendedores han sido blanco de los malhechores. Los propietarios de los restaurantes Rincón Latino y Bochas Grill denunciaron el saqueo a sus establecimientos durante esta semana.

    Desmanteladas quedaron las instalaciones de Rincón Latino.

    “Como si no fuera poco, la crisis que vivimos a causa del COVID-19, con más de 40 días de no facturar y con responsabilidades adquiridas, 25 familias cuya fuente de trabajo es Rincón Latino se quedan sin empleo porque nos vemos en la necesidad de cerrar permanentemente”, comunicó la gerencia del negocio.

    Las pérdidas ascienden a los 60,000 lempiras e incluye robo de equipo de audio, aires acondicionados, sistemas de facturación, mesas y sillas, televisores plasmas, inventario de bebidas en general, equipo de cocina, entre otros artefactos.

    “Se vinieron a meter a Bochas de Los Álamos, la verdad estoy sin palabras, me duele tanto porque solo uno sabe lo que le cuestan las cosas, solo uno sabe el sufrimiento que pasa para salir adelante”, difundió a través de un video el dueño de Bochas Grill. Junto a este negocio también fue saqueada una barbería.

    Marlon Miranda, vocero de la Policía Nacional en la zona norte, indicó que están redoblando los esfuerzos para frenar estos delitos y pidió a la población denunciar.