20/09/2022
09:43 AM

Más noticias

Primera planta de tratamiento será construida en la Rivera

El alcalde Roberto Contreras dijo que para ampliar la concesión a ASP por 10 años debe consultarse al pueblo y están viendo otras opciones.

San Pedro Sula

Construir las plantas de tratamiento de aguas residuales con sus colectores costará 130 millones de dólares y no 200 millones como se ha dicho, reveló el alcalde sampedrano Roberto Contreras.

Además, dar ese paso representaría una ampliación a la concesión con ASP por lo menos de 10 años, ya que según el alcalde es imposible que se construyan en lo que falta del contrato, “pero esto tendría que ser consultado con el pueblo”.

En un franco diálogo con LA PRENSA, el alcalde dijo que es un tema prioritario porque San Pedro Sula sigue contaminando otros municipios.

“No tratamos las aguas negras y estamos contaminando el río Chamelecón, la fauna marina, arrecifes porque hasta ellos sufren el golpe de las descargas de todo San Pedro Sula”, aseguró.

Aguas de San Pedro y la municipalidad han tenido acercamientos que, según el alcalde, le ha dejado a la ciudad lo justo: el alquiler del edificio que ocupa la concesionaria por el que pagaba 246 mil al mes hoy pagarán un millón, además de otros pagos pendientes que suman unos L50 millones.

Se organizaron mesas de trabajo y acordaron contratar un consultor internacional por parte de la concesionaria para realizar un diagnóstico sobre la construcción de las plantas de tratamiento.

El informe está casi listo, dice el alcalde, quien recordó que el contrato de concesión tiene un período de duración de 30 años y le faltan ocho años y seis meses para que se termine.

“Es increíble que en casi 21 años existiera un divorcio total de las administraciones municipales con la concesionaria. Si este tema se hubiera abordado desde el momento que se firma el contrato la ciudad hubiera tenido sus dos plantas de tratamiento a los siete años y a los 11 la tercera”, cuestionó.

En la administración de Juan Carlos Zúniga se compraron los tres terrenos en Chotepe, Rivera Hernández y Cofradía por un valor de L74 millones, pero siempre existía un divorcio entre la municipalidad y la concesionaria, que generaba incumplimiento de contrato de ambas partes.

Datos

3 plantas de tratamiento con sus sistemas de colectores son los que se construirán en la ciudad de acuerdo con los estudios hechos.

74 millones de lempiras se pagaron por los predios en Chotepe, Cofradía y la Rivera Hernández para edificar las plantas. Una parte fue invadida.

Los predios

Aguas de San Pedro comenzó un proceso de licitación para construir la planta de tratamiento en Chotepe, pero no se continuó porque el predio fue invadido.

El alcalde Roberto Contreras dijo que eso ya no es problema porque están los tres predios, solo que no será la planta de Chotepe la que se construya primero, sino en la Rivera Hernández.

Indicó que se están analizando muchas cosas porque no quieren un fuerte impacto en el bolsillo de los sampedranos. Indicó que también se está viendo la opción de desmembrar el contrato una vez finalice la concesión para que una empresa maneje las aguas negras y otra el agua potable.“Hay mucho problema con las aguas residuales”, enfatizó.

“Se deben declarar esas obras como inversión pública”

San Pedro Sula. La ambientalista Diana Betancourt es del criterio que se debe solicitar al Gobierno que declare como obras de inversión pública las plantas de tratamiento de San Pedro Sula, pues el contrato de concesión señala que la ciudadanía debe pagar por estas obras, pero no es factible ni económica ni socialmente.

Explica que es necesario tomar acción inmediata y no continuar postergando la mora ambiental que la ciudad tiene y que afecta a miles de personas no solo del municipio, sino aguas abajo en la región del valle de Sula.Con el saneamiento de las aguas residuales el río Chamelecón recuperará su condición ambiental, dijo.

La especialista dijo que el problema ha sido que la municipalidad ha adoptado una posición casi indiferente al problema ambiental que significa la descarga de aguas residuales en los ríos que cruzan la ciudad que, a su vez descargan en el Chamelecón.

El Chamelecón atraviesa diversas comunidades, áreas agrícolas y áreas con potencial turístico de Choloma y Puerto Cortés, antes de descargar los afluentes contaminados al mar.