15/08/2022
02:14 PM

Más noticias

Buses de ruta 7 parados por nuevo cobro de extorsión

Una nueva banda criminal aún no identificada les está exigiendo el impuesto de guerra, este fin de semana tirotearon varias unidades.

SAN PEDRO SULA

Luego de sufrir un atentado por parte de una nueva banda criminal que les está cobrando el mal llamado impuesto de guerra, los trabajadores de la Ruta 7 paralizaron sus unidades.

Este fin de semana, al menos tres buses de la Ruta 7 fueron tiroteados y aunque no hubo heridos, el miedo quedó entre conductores y ayudantes que no quieren trabajar ante las amenazas de una nueva banda criminal.LA PRENSA constató en el punto de la Ruta 7 que las unidades se encuentran paralizadas.

“Tenemos miedo, nos dejaron un celular, pero estaba malo, quisiéramos que se comunicaran con nosotros porque tenemos miedo”, contó uno de los trabajadores.

Esta, como otras rutas urbanas, le pagan a dos pandillas, con esta nueva banda criminal que aún no se ha identificado serían tres.

“Estamos parados, nadie quiere trabajar por miedo a que le tiroteen las unidades. Ya no se aguanta, sería a tres bandas que le pagaríamos con esta”, expresó otro empleado.

Además

A mediados de mayo comenzó a operar la Fuerza Nacional de Seguridad del Transporte Urbano (FNSTU) en SPS.

La Ruta 7 tanto como los rapiditos grandes como pequeños realizan uno de los más largos recorridos, pasan por las colonias Miguel Ángel Pavón, San Vicente de Paúl, La Periodista, Villa Ernestina, Villa Olímpica, Montefresco, Central de Abastos y Mercados, hospital Mario Catarino Rivas, la zona de Maheco, entre otras.

Los usuarios del transporte están siendo afectados con este paro de unidades desde el fin de semana que se redujo el número de buses trabajando y ayer hubo una paralización total. “Nosotros pedimos presencia policial”, manifestó uno de los conductores.

En marzo, muchas empresas de transporte pararon sus buses con rutas de La Lima, El Progreso y San Pedro Sula debido al cobro de extorsión por parte de nuevas bandas criminales identificadas como Los Iluminati y M1, una segregación de las pandillas MS y 18, según investigaciones de las autoridades.

Por su parte, la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP) declaró a través de su departamento de comunicaciones que ya hay equipos asignados realizando las investigaciones del caso.

“Aunque seguimos insistiendo que denuncien, que utilicen cualquiera de las plataformas de las FNAMP para interponer las denuncias que son confidenciales”, dijo.

El sector transporte desde hace muchos años es víctima de la extorsión, algunas empresas pagan hasta a cinco grupos diferentes sumando grandes cantidades que al mes se convierten en varios millones de lempiras.

En los primeros tres meses de 2022 al menos 25 trabajadores de este sector han perdido la vida de manera violenta.