San Pedro Sula

Un análisis de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) reveló que un millón de estudiantes no tienen acceso a la tecnología debido a la pobreza y elevados costos de los servicios de comunicación de Honduras.

El estudia arroja que el 75% de los estudiantes reciben menos de cinco horas de clases a la semana, es decir, una diaria, lo que equivale a 20% de tiempo anual.

El 10% de la población educativa pública de Cortés no está recibiendo clases este año y San Pedro Sula tiene la mayor afectación, con unos 12,000 ausentes.

“Más de dos millones no pudieron ingresar en el sistema educativo porque su ingreso es deficiente y eso significa que no tienen acceso a una computadora o teléfono inteligente, y realmente la educación que están recibiendo está muy por debajo de lo que podría esperarse”, señaló Jorge Galeano, director de World Vision Honduras.

Indicó que la falta de interés en la educación es un problema que arrastra Honduras desde antes de la pandemia, derivado quizá de la falta de recursos por parte de las familias o por las pocas expectativas que se tienen en el sistema nacional.

“Los porcentajes e índice de abandono del sistema educativo nacional sube enormemente por la exclusión que sufren los alumnos, porque definitivamente no hay ni conectividad, ni el Gobierno se preparó para la entrega de aparatos inteligentes”, dijo Edwin Hernández, presidente del Colegio de Pedagogos.

En 2020, Educación registró 1.9 millones de matriculados en escuelas y colegios, de los cuales el 80% pertenecen a centros privados; pero hubo deserción de 200,000 menores.