Investigan supuestas irregularidades de la directora de la Unah-vs

La académica tiene 10 días para presentar las pruebas y desvanecer los cargos administrativos.

San Pedro Sula.

La Junta de Dirección Universitaria (JDU) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) inició un proceso administrativo contra la directora de la Unah-vs, Isbela Orellana, por algunas supuestas irregularidades encontradas luego de una auditoría interna.

La notificación con fecha 3 de diciembre de 2019 firmada por la secretaria de la JDU, Marlyn Carolina Ramírez, detalla las supuestas irregularidades que se encontraron durante una auditoría interna que se hizo en el campus.

Entre las que destacan supuestos nombramientos irregulares, irrespeto al debido proceso en algunas actuaciones administrativas, docentes ejerciendo funciones diferentes a su nombramiento.

De acuerdo con la notificación,“se emitieron circulares durante los años 2018 y 2019 para convocar a elección del jefe de carreras suscritas por la máster Isbela Orellana, función que corresponde al jefe del departamento de la carrera saliente o en su ausencia al consejo asesor”.

Además, se revisó la correspondencia recibida y emitida por Orellana a las diferentes dependencias de la Unah en los años 2018 y 2019, adonde se muestra comunicación irrespetuosa, llamados de atención y la existencia de conflictos internos que afectan la gobernabilidad institucional, dicta el documento.

La notificación enviada a la directora detalla diferentes casos de docentes que fueron nombrados con supuestas irregularidades.

Se verificó el contrato que firmaron la Unah y la empresa Emco en 2017 para la creación del Centro de Innovación Tecnológica para las ingenierías por un monto de 6,497,822 euros (unos 187 millones de lempiras), en el que se encontró que no se han cumplido algunos objetivos establecidos en el contrato, como ser el fomento y desarrollo de la investigación tecnológica, la creación de las siete carreras a nivel técnico relacionadas con la ingeniería, así como alianzas estratégicas con las empresas y universidades locales.

Al respecto, Orellana envió un mensaje por Whatsapp manifestando que se le está acusando sin un debido proceso. “En dos años de gestión he sido prudente y soportado todas las acciones de boicot en contra del trabajo que realizo, daños a mi imagen personal”, dijo la directora.

“Parte de este boicot es no dar respuesta a las solicitudes, trámites, gestiones de pago, firmas de los convenios que hemos promovido y, lo último, es que se desconoce mi autoridad y funciones que la ley y los reglamentos me otorgan”.

La Prensa