29/11/2022
12:01 AM

Más noticias

Shin Fujiyama, el youtuber que trabaja por la educación de Honduras

Shin Fujiyama tiene como meta construir mil escuelas en el país y lleva 62, apoyado por recursos de sus videos y de donantes de todo el mundo.

San Pedro Sula, Honduras.

Shin Fujiyama es un hombre sencillo, pero con gran carisma que recorre el país vestido con playeras y una mochila, y aunque no nació en Honduras, tiene una misión humanitaria de ayudar a los niños mediante la construcción de escuelas en las zonas más olvidadas por el Estado, y poco a poco ese sueño se vuelve una realidad que beneficia a miles.

Es fácil identificarlo en las calles: sus ojos rasgados, color de piel, contextura, un curioso acento al hablar español y una enorme sonrisa ante las cámaras lo distinguen fácilmente entre los catrachos.

En los últimos 12 meses ha publicado videos en YouTube sobre comunidades, gastronomía catracha y curiosidades con la finalidad de mostrar al mundo que Honduras es un país cinco estrellas, y con este contenido ha alcanzado 169,000 seguidores en la plataforma y se ha ganado el respeto y aprecio de miles de hondureños en las redes sociales.

Fujiyama encabeza una causa destinada en Honduras a beneficiar a los más desposeídos a través de la educación secular.

Esa labor como youtuber tiene detrás el enorme propósito de generar más recursos para construir escuelas, un proyecto educativo que Shin comenzó hace varios años, creando la fundación Students Helping Honduras, la cual cuenta con el apoyo de miles de donantes de todo el mundo.

Ejemplo

Shin llegó a Honduras por primera vez en 2004 cuando era un estudiante de la carrera de Relaciones Internacionales de la Universidad Mary Washington, y al graduarse en 2007 regresó a Honduras para concretar en este país su sueño de crear una fundación que ayudara a las poblaciones más necesitadas.

Esto no fue fácil. Shin siendo estudiante trabajó como conserje en la Universidad y vendiendo galletas para juntar los recursos que darían vida a su fundación una vez establecida.

Poco a poco, personas se fueron sumando a su causa, y Students Helping Honduras tomó forma y con los años su alcance se volvió internacional.

Fujiyama añade, a su faceta como youtuber, la de activista social que avanza en la construcción de edificaciones escolares.

Primero, compró un terreno en El Progreso, Yoro, y ahí fundó Villa Soleada, que es un hogar para familias de escasos recursos provenientes de los bordos de esa ciudad y además un hogar de niños remitidos por la Dinaf.

Los menores de estas familias, los remitidos de Estado y otros de comunidades vecinas tienen la oportunidad de superarse y alejarse de la violencia a través de la escuela bilingüe de primer nivel que Shin estableció en ese mismo predio, el cual pasó de ser un pantano a un paraíso para los desposeídos.

Shin invita a personas de todos los países cada año a que vengan a Honduras, primero para potenciar el turismo y desvanecer la mala fama de violencia y luego para que conozcan su labor educativa y puedan constituirse en embajadores de su causa.

Por la pandemia, Shin se vio bastante limitado para traer extranjeros al país, en ese sentido optó por crear contenido para redes que le permitieran dar a conocer el país y ganar más embajadores en esta nueva modalidad, así como recursos para sus escuelas.

Los vlogs de Fujiyama tienen matices culturales que exponen costumbres, tradiciones y la vida en Honduras.

Su proyecto fue tan exitoso que Shin se volvió en el segundo año de la pandemia (2021) en una celebridad de las redes y en la actualidad tiene más de 200,000 seguidores en Facebook y en las plataformas sigue creciendo.

Tiene el sueño de construir mil escuelas en Honduras antes de desfallecer y ya lleva 62 edificadas que sirven como escuelas públicas o Proheco al Estado en El Progreso, Santa Rita, La Lima, Villanueva, San Manuel, Tela y Potrerillos beneficiando a alrededor de 20,000 niños.

En la actualidad se construye la número 63 en la Buen Samaritano en La Lima.

“He cultivado un grupo de 10,000 donantes y voluntarios de diferentes países del mundo, principalmente de los Estados Unidos. Más de siete mil de ellos han venido a Honduras para participar en los proyectos con mi fundación. He pasado tiempo con casi cada uno de ellos para ganar la confianza y promover el mensaje de la importancia de invertir en la educación de los niños aquí en Honduras, ya que no han podido venir los que apoyan a la fundación debido a la pandemia”, dijo.

“Comencé a publicar videos de Honduras el año pasado. Luisito Comunica me inspiró, ya que el tenía la valentía de ser el mismo en una manera muy auténtica en frente la cámara. Muchos de nosotros tenemos miedo de mostrar quienes somos verdaderamente. Quienes somos auténticamente. Por eso nos ocultamos nuestro verdadero ser atrás de las fotos “perfectas” de Instagram con filtros; Luisito no, él superó la pena y se presenta al mundo quien es. Y eso es una valentía tremenda”, comentó.

UN HOMBRE DE VALORES Y UN ENORME CORAZÓN DE SERVICIO

Shin Fujiyama (de 38 años), japonés criado en Virginia, Estados Unidos, recibió el premio Héroe CNN por su labor. Es licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad de Mary Washington, fundador de Students Helping Honduras, y fundador de la Escuela Bilingüe y Hogar de Niños Villa Soleada, los cuales en la actualidad cuentan con 300 estudiantes y 20 internos respectivamente.

Es trilingüe con el dominio del japonés, inglés y español. Compra ropa de “bulto” porque afirma que no es necesaria la ropa nueva.

Es un amante de los bailes latinos y el jiu jit-su, por lo que es parte de una academia de baile de El Progreso, adonde disfruta bailar mucha salsa.

El japonés se convirtió en vegano hace seis años para prolongar su vida, porque desea ver construidas las mil escuelas en Honduras; aunque para los videos donde muestra la comida catracha se da gusto probando baleadas, pastelitos, tajadas, sopas y asados.