26/06/2022
12:33 AM

Más noticias

Pandilleros salvadoreños son vistos en municipios del sur de Honduras

LA PRENSA Premium visitó municipios fronterizos entre Honduras y El Salvador en Valle para constatar la presencia de mareros guanacos que escapan del estado de excepción.

Caridad, Valle.

Rumores, capturas y miedo. Desde que el Gobierno de El Salvador impusiera un estado de excepción para perseguir pandilleros y mareros, hay zozobra en la frontera sur de Honduras con el país vecino.

Los pandilleros salvadoreños tienen vía abierta para ingresar a Honduras por puntos ciegos que resultan sencillos de cruzar porque las Fuerzas Armadas de Honduras (FF AA) no tienen presencia suficiente.

El equipo de LA PRENSA Premium realizó un recorrido por cuatro municipios de Valle fronterizos con El Salvador para constatar si Honduras ha desplegado seguridad para frenar el ingreso de mareros salvadoreños.

Cruzar la franja fronteriza no supone un reto tan complejo para los mareros salvadoreños.

El trayecto comenzó en el municipio de Alianza, Valle, donde el ingreso de pandilleros quedó marcado en la pupila de sus habitantes, que fueron testigos silenciosos por algún tiempo de sus pasos.

En la zona, el asunto de los pandilleros aún está caliente, rumores y hechos comprobados son la comidilla, y todos coinciden en que los antisociales llegaron, pero solo de pasada

“Se captaban en la noche, ahorita que está hondo el río da un poquito más de miedo, pero cuando estaba seco se miraban cruzarse. Por aquí pasaron, por un lugar que se llama El Llano de Jesús, que es una zona a la que no llega la Policía”, relató un joven que solicitó no ser identificado.

CACERÍA

2 meses tiene el Gobierno de El Salvador de haber comenzado la cacería de pandilleros: muchos huyerona Honduras y Guatemala.

El entrevistado dejó claro el contraste entre ambos países para manejar el problema: “El presidente de El Salvador tiene militares de su lado. Aquí en el pueblo hemos visto a los pandilleros de pasada, no se quedan. Unos días hubo hasta tres patrullas, pero ya no, en el pueblo uno se conoce y se miraban extraños”.

El municipio de Alianza está en la zona baja del departamento de Valle, colinda con el departamento de La Unión, El Salvador, y están separados solo por el río Goascorán.

El recorrido siguió por Goascorán y Aramecina, donde también admiten que han advertido de pandilleros, pero únicamente de tránsito y no a quedarse a residir.

Pandillero a la vista

El último municipio a visitar fue Caridad, Valle. En el recorrido, diversas personas entrevistadas hacían alusión a un pandillero salvadoreño, alias el Dog, pero no brindaban detalles por temor, hasta que uno de tantos comentó: “Allá donde está ese cipote de anaranjado se lleva, vende drogas y tatúa a los muchachos, si tienen suerte lo van a encontrar”.

Inmediatamente se ubicó al joven y, para sorpresa, el pandillero salvadoreño estaba sentado justo frente a él, vestía camiseta sin mangas blanca -tenía otra camisa en el hombro-, calzoneta moteada tipo militar y sandalias azules.

Militares hondureños resguardan la zona cada vez con más intensidad.

Estaba sentado en la plancha de cemento del corredor de una casa, con los brazos reposados en las piernas. En las manos tenía un celular, pero al percatarse del vehículo lo dejó por un momento para echar un vistazo. El sujeto -de una edad de entre 40 a 45 años- está totalmente tatuado, resaltando las figuras de payasos, dados, calaveras y mujeres, parte de los diseños utilizados en las pandillas.

Toque de queda en Aramecina por miedo

Para evitar poner en riesgo a la población por los pandilleros que entraban de El Salvador, las autoridades del municipio de Aramecina, Valle, decidieron activar un toque de queda a partir de las 7:00 pm, que todavía sigue vigente.

La medida consiste en que todas las personas deben estar en sus casas antes de esa hora, caso contrario son requeridas por las autoridades y llevadas detenidas, aunque los fines de semana se extiende el permiso unas horas más, pero siempre hay restricciones.

“Esa medida todavía está y resultó bien, mire los puntos ciegos, están del otro lado del canal seco. Hay aldeas de Aramecina que están de ese lado, esas personas seguramente sí les tocó ver en vivo a los muchachos. De lo que sí se tiene conocimiento es que en carros los levantaban en la orilla de la calle en la noche”, dijo Samuel Bermúdez (nombre ficticio por seguridad).

El equipo de LA PRENSA Premium constató que en el canal seco había un retén activo de militares en el cual piden documentación a quienes transitan.