29/06/2022
12:43 AM

Más noticias

Honduras: Cortés supera en letalidad a Sao Paulo y Guayaquil

Este departamento tiene 11% de tasa de letalidad por COVID-19, la más alta de Latinoamérica.Bajará en la medida que las autoridades de Salud apliquen más pruebas

San Pedro Sula.

Por la falta de una vigilancia estricta y por la ausencia de barreras epidemiológicas durante las últimas cuatro semanas, Cortés es ahora el departamento que aloja el 70% de los pacientes con COVID-19 de todo el país.

Con 36 de los 46 muertos, Cortés es, al mismo tiempo, el departamento con la tasa de letalidad (11%) más alta de todo el país e incluso hasta entre las regiones más afectadas por el coronavirus, como Sao Paulo, Brasil (7%) y Guayas, Ecuador, (3%).

Para Omar Jananía, director del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) en San Pedro Sula, las cifras revelan dos aspectos importantes para la población, por un lado, que el Gobierno no ejerció el control epidemiológico necesario sobre los primeros casos y, por otro lado, no ha aplicado la cantidad de pruebas suficientes para detectar a más contagiados.

“La tasa de letalidad está relacionada con la cantidad de pruebas positivas, pero como estamos atrasados la tasa seguirá saliendo entre 10% y 12%, ya me la sé de memoria. Esa tasa de letalidad es irreal. Nos deben como tres mil muestras y no sabemos cuántos positivos saldrán. Si salieron unas 1,500 pruebas más positivas, esa tasa bajaría un 5%”, dijo.

La tasa de letalidad de 11% tampoco se constituye en una señal de una situación mucho más dramática que la observada en Guayaquil, Ecuador, adonde una parte de sus más de 200 pacientes murieron en las calles a causa de la neumonía u otras complicaciones provocadas por COVID-19. Sin embargo, Jananía teme que en las próximas semanas “haya una complicación”, un incremento notable del número de afectados; “pero dependerá del comportamiento de la población cuando el Gobierno abra la ciudad”.

Jananía cree que el Gobierno tiene “una deuda de barreras epidemiológicas con el departamento de Cortés, es una deuda médica, porque no les dieron seguimiento a los pacientes que han sido reintegrados a sus casas” y desvirtuó que la población de este departamento tenga características especiales que lo conviertan en más susceptible a la enfermedad.

“La población es la misma, la única diferencia es que hay más jóvenes. Aquí hay más casos simplemente porque no pusieron los controles epidemiológicos necesarios”, dijo.

6.67%
Tasa de letalidad.Cerca de 7 personas por cada 100 mueren por COVID-19 en promedio en el mundo. Este porcentaje es superado por Honduras y por Cortés.
En Cortés, de cada grupo de 100,000 habitantes hay 19 contagiados, un número inferior al registrado en la zona metropolitana de Panamá, que tiene una tasa de 198 enfermos por cada 100,000 habitantes, o en Sao Paulo, Brasil, 105 por cada 100,000.

Para Danny Guerrero, doctor en Matemáticas y profesor de la Universidad Nacional Pedagógica Francisco Morazán (UNPFM), es “difícil hacer un análisis con un alto grado de certeza sobre lo que sucederá o le deparará a los habitantes de Cortés en las próximas semanas” en vista de que el Gobierno no ha sido constante en la recolección de muestras y en la generación de datos en una línea de tiempo.

“Después de haber hecho el primer estudio sobre la propagación del virus en Honduras, con otro colega estamos pensando en realizar un análisis solo para el departamento de Cortés, que es el epicentro de la pandemia”, dijo.

En términos generales, considerando uno de tres momentos planteados en el estudio, un modelo matemático planteado por Guerreo sugiere que el pico de contagiados alcanzará los 71,883 casos el 24 de abril y el final de la fase de contagio será el 30 de mayo. Guerrero recalcó que es difícil hacer “una análisis con mayor certeza” en vista de que el Gobierno, al rendir los informes sobre la situación de la pandemia en el país, ha mostrado inconstancia y disminuciones abruptas.

Foto: La Prensa