24/05/2022
08:56 PM

Más noticias

Entrevista: “EEUU le está diciendo a Honduras que será interlocutor líder en la región”: analista Roberto Lagos

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, estará presente en la investidura presidencial de Xiomara Castro.

San Pedro Sula, Honduras.

La asistencia de la vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris, a la toma de posesión de este 27 de enero de la presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro de Zelaya, representa el reconocimiento internacional a la voluntad de la población en las urnas en el marco de las elecciones del pasado 28 de noviembre.

La visita también incluye a la administradora de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Samantha Power, y al subsecretario de Estado para las Américas, Brian Nichols, según un comunicado. Además, viajarán el legislador demócrata Raúl Ruiz, un ciudadano estadounidense nacido en México que desde 2013 representa a California en el Congreso en Washington, y José Fernández, subsecretario para Crecimiento Económico, Energía y Medio Ambiente del Departamento de Estado.

El respaldo de Estados Unidos a Xiomara Castro se comenzó a manifestar antes de los comicios generales, con la visita del secretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian A. Nichols, quien estuvo en Tegucigalpa del 21 al 23 de noviembre de 2021. Tres semanas después, la subsecretaria de Estado de los Estados Unidos para Seguridad Civil, Democracia y Derechos Humanos, Uzra Zeya, estuvo el 12 y 13 de diciembre en Tegucigalpa, donde se reunió con Xiomara Castro.

Sobre Kamala Harris

Es una política y abogada estadounidense. Es la 49.ª vicepresidenta de los Estados Unidos desde el 20 de enero de 2021 bajo la presidencia de Joe Biden, siendo así la primera mujer en ostentar el cargo y la funcionaria electa de más alto rango en la historia de los Estados Unidos.

Anteriormente fue senadora junior por California de 2017 a 2021. Previamente a su elección al Senado, ejerció como fiscal general de California entre 2011 y 2017.

Roberto Lagos, destacado analista migratorio/política/economía que radica en los Estados Unidos, conversó a fondo con Diario LA PRENSA sobre el mensaje que Estados Unidos le está enviando particularmente al Triángulo Norte (Honduras-Guatemala-El Salvador) y otras aristas emanadas de la visita de una delegación de alto nivel para una investidura presidencial.

La entrevista

¿Qué mensaje está enviando Estados Unidos a Honduras y al resto de Centroamérica con la visita de su vicepresidenta Kamala Harris?

“Lo que nos está diciendo Estados Unidos es que el Gobierno que encabezará Xiomara Castro será el interlocutor válido de la región, de los países del Triángulo Norte y el líder dentro de lo que ellos están proponiendo como ser el Plan de la Alianza para la Prosperidad”, dijo.

Este plan consiste es una iniciativa desarrollada por El Salvador, Guatemala y Honduras que atiende las causas estructurales de la migración irregular por medio de la generación de oportunidades económicas y la mejora de la calidad de vida de los habitantes de la región.

“A Honduras le está diciendo que liderará en las decisiones de temas relevantes dentro del Triángulo Norte y también demuestra el compromiso para realizar cambios estructurales que permitan resolver la corrupción, la criminalidad y la mejora institucional”, añadió.

“Las relaciones entre Honduras y los Estados Unidos han venido siendo meramente transaccionales, Honduras cumplió con el acuerdo llamado ´tercer país seguro´ y a cambio recibió el reconocimiento del Gobierno del expresidente Donald Trump, por ejemplo, a través de fotografías, lo cual representaba un mensaje fuerte de credibilidad y confianza”, especificó.

¿Es la primera vez que una vicepresidenta de Estados Unidos y una delegación de primer nivel asiste a una investidura presidencial en Centroamérica?

“No tengo el dato exactamente, pero de lo que sí estoy seguro es que ella es la persona que representa al presidente Joe Biden, además es la encargada de todos los elementos vinculantes con el Triángulo Norte para generar condiciones socioeconómicas en la región. Hay que mencionar que con ella llegan funcionarios del más alto nivel del Departamento de Estado y sin duda van para establecer un vínculo fuerte y robustecer su relación de socios estratégicos”, indicó.

“Como reitero, no sé puntualmente si es la primera vez respecto a ese nivel, pero hasta donde sé desde la vida democrática en Honduras, la última delegación de alto perfil que visitó fue cuando Nancy Pelosi (en agosto de 2019), quien llegó acompañada de senadores y congresistas para reunirse con funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores, esa es la visita más fuerte de los últimos años”, ejemplificó Lagos.

La exsenadora por California, Kamala Harris, llegó a la Casa Blanca como una de las figuras políticas más aplaudidas del partido demócrata y potencial sucesora de Biden al frente del país.

¿Cuál es el plan de trabajo en conjunto que Estados Unidos tiene trazado con Honduras, ahora de la mano de Xiomara Castro de Zelaya?

“Van a atacar problemas estructurales y vinculantes con la generación de oportunidades económicas, inversión extranjera hacia Honduras, temáticas relacionadas con los derechos humanos y el combate al narcotráfico”, subrayó.

“Por otro lado, buscarán generar instituciones fuertes en el país y luchar contra la corrupción, en ese sentido, contar con una misión anticorrupción será clave para fortalecer y brindar capacidad a los fiscales dentro del país, ya sea con el acompañamiento de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) u otro mecanismo que se defina mediante determinado acuerdo”, señaló el experto.

¿Cómo interpretar el tratamiento de los Estados Unidos con Honduras a sabiendas que su presidenta electa es de ideología izquierda?

“Estados Unidos comprende que no es una tema de dónde se ubique un partido o un país dentro del espectro político, lo importante es mirar si la agenda es creíble y si realmente se puede desarrollar. Si Kamala Harris está visitando Honduras es porque entiende que la agenda propuesta por Xiomara Castro es verídica, que puede llevarse a cabo y será en beneficio mutuo”, comentó.

Prosiguió diciendo que “durante los últimos 12 años Honduras ha tenido un Gobierno de derecha y aún así contamos con una de las desigualdades más altas de la región. Solo durante el año 2021 aproximadamente 320,000 personas fueron retenidas en la frontera, eso representa el 1.5% de la población del país que fue regresada”.

“En los últimos dos o tres años se ha registrado un éxodo de personas ante la falta de oportunidades, entonces no se trata de si el Gobierno es de izquierda o derecha, sino de generar condiciones económicas para el país, reducir la brecha de desigualdad y menguar la pobreza”, adicionó.

¿Cómo se debe interpretar el silencio del Gobierno que encabezará Xiomara Castro con países como Nicaragua, con cuyo mandatario (Daniel Ortega) siempre mostró empatía, y con China, país al que iba a elegir como socio, según dijo durante un momento de su campaña, al tiempo que rompería relaciones con nuestro aliado Taiwán?

“El Gobierno debe resolver primero sus problemas internos, que sí son sumamente graves. En segundo lugar, el tema de la migración es una crítica constante contra el presidente Biden debido a las caravanas, entonces, al ser un problema que impacta directamente a los Estados Unidos, le conviene trabajar de cerca con Honduras para combatir este flagelo”, puntualizó.

Se pensó que el cambio de Gobierno en Honduras podía significar un hálito de esperanza para aquella población carente de oportunidades, sin embargo, a inicios de 2022 se registró una caravana de más de 300 migrantes, que la mayoría fueron devueltos ¿Cómo entender eso?

“Si no hay condiciones la gente seguirá saliendo de Honduras. Aquí hay un tema importante, Xiomara Castro ganó las elecciones del 28 de noviembre pasado con 1.7 millones de votos, pero si la situación permanece estática entonces las personas seguirán migrando, ya que están desesperadas por alcanzar un mejor nivel de vida”, remarcó.

“En Honduras, en el mes de septiembre de 2021, alrededor de 3.3 millones de personas sufrían de inseguridad alimentaria. Por otro lado, las autoridades migreatorias retuvieron a unos 319,000 compatriotaas en la frontera sur”, recordó el analista.

“La serie de problemas que sufre Honduras no son sencillos de resolver, pueden tomar de dos a tres años para cimentar las bases con el objetivo de implementar las estrategias, pero el efecto se mirará dentro de 10, 15 o más años, es algo que toma tiempo, la clave es empezar ya”, declaró.

¿Por qué el Gobierno de Estados Unidos se mostró de alguna manera distante últimamente con el Gobierno hondureño presidido por Juan Orlando Hernández, en cambio ha existido un mayor acercamiento con Xiomara Castro?

“Empecemos por algo, Honduras no tenía embajador (a) de Estados Unidos porque hubo un bloqueo durante una audiencia que realizó Marco Rubio contra Francisco Palmieri, lo que truncó la nominación. Después de eso no se volvió a tener un diplomático de tal envergadura en el país y tras el cambio de gobierno el trato fue únicamente entre las agencias que conforman el Departamente de Estado con la Secretaría dse Relaciones Exteriores, fue un vínculo meramente diplomático, no se tenía una relación de confianza ni una agenda definida de trabajo, que es lo contrario en este momento”, mencionó.

¿Cómo proyecta la situación de Honduras para los próximos cuatro años de la mano de Xiomara Castro y con el apoyo de Estados Unidos?

“Habrá resultados positivos si se tiene un plan creíble, implementable y que cuente con el respaldo del Gobierno de Honduras, Congreso Nacional y demás instituciones del Estado dispuestas a realizar los cambios que se requieren y por los cuales la gente votó el pasado 28 de noviembre, de lograr eso se podría tener éxito”, previó.

“Algo que se le debe poner atención es a los nombramientos que hará Xiomara Castro para los gabinetes, ya que una de las promesas de campaña que hizo fue que se iban a seleccionar personas con las mejores capacidades y experiencia para liderar”, agregó.

“Como tercer paso, hay que generar esa masa crítica dentro del servicio público en la cual se tenga una carrera de servicio civil que promueva el fortalecimiento institucional en beneficio de la ciudadanía. Desde luego, ambos actores son importantes (Estados Unidos y Honduras), pero nuestro país es el que debe trabajar aún más para generar esos cambios”, concluyó.