06/12/2022
04:55 AM

Más noticias

Cierre de 13 empacadoras de bananos deja más de 5,000 desempleados

De más de 3,200 hectáreas que tenían cultivadas los bananeros independientes hasta 2020 en el valle de Sula, más de 1,900 están ociosas o cultivadas de maíz y caña de azúcar. Una parte también está invadida.

San Pedro Sula

Unas trece plantas empacadoras donde antes de las tormentas Eta y Iota (noviembre de 2020) miles de hombres y mujeres cortaban racimos de bananos, seleccionaban y llenaban cajas rotuladas con las marcas transnacionales Chiquita y Dole están cerradas y en un visible proceso de deterioro.

Los edificios y las máquinas ahora se encuentran en medio de un panorama desolador: las extensas y verdes fincas de banano desaparecieron y los camiones que llegaban todos los días por la fruta dejaron de transitar por las calles de tierra de Higuerito Central, ubicado entre Santa Rita (Yoro), Santa Cruz de Yojoa y Pimienta.

Fincas cerradas, algunas de manera definitiva, según Aprobana

1. Finca La Esperanza (cerrada)

2. Sula Valley Banana Company (cerrada)

3. Agroindustrial La Mesa (cerrada)

4. Agroindustrias del Trópico (cierre)

5. Compañía Agrícola Barranco (inhabilitada)

6. Compañía Agrícola Aguacate (inhabilitada)

7. Compañía Agrícola Olivo (inhabilitada)

8. Cooperativa Guanchías (inhabilitada)

9. Copen Agroindustrial (cerrada)

10. Finca Centauros (cerrada)

11. Finca Turnbull (cerrada).

Más de diez empresas agrícolas independientes con fincas en Higuerito, Guachías y otras comunidades, que durante décadas le proveyeron bananos a Chiquita y Dole, no lograron recuperarse de los destrozos que les causaron las inundaciones provocadas por Eta y Iota porque nunca en dos años encontraron fuentes financieras.

El cierre de operaciones (algunas de manera definitiva) de estas empresas dejó sin trabajo a más de 5,000 personas, más de 1,900 hectáreas sin producir fruta y efectos económicos críticos en Santa Cruz de Yojoa, La Lima, Santa Rita, El Progreso, Pimienta, Villanueva, San Manuel y Potrerillos.

“Esto ha causado más de 5,000 desempleos. La situación es grave y no nos podemos recuperar, pues no hemos encontrado financiamiento en la banca privada. Los bancos, cuando ven que es banano, pegan el grito al cielo. Israel tiene un proyecto que se llama Green 2000 y quieren invertir en Honduras €175 millones en nueve proyectos. Ellos quieren invertir en banano €35 millones para levantar estas fincas que están en cero. Ese dinero está, pero ni el Gobierno anterior ni el actual nos ha apoyado como garantía para que llegue al país”, dijo Elvin Meléndez, presidente de la Compañía Agrícola Llano.

Estas empresas, como las que han clausurado operaciones, tienen sin funcionar las plantas empacadoras porque no tienen las tierras cultivadas.
Esperan financiamiento

Según Aprobana, de 1,900 hectáreas que están sin producir, unas 1,140 podrían ser reactivadas con financiamiento.

Green 2000, según Meléndez, les concede el financiamiento para pagarlo en 15 y 20 años a una tasa de interés de 1%, condiciones que tampoco ofrece la banca nacional.

“Nosotros le hemos notificado esto a la ministra de la SAG (Secretaría de Agricultura y Ganadería), y ella le informó sobre Green 2000 a la ministra de Finanzas. Nos hemos reunido con el designado Salvador Nasralla y con el ministro Pedro Barquero y no hay respuesta. Nosotros no le estamos pidiendo dinero al Gobierno, solo estamos pidiendo un respaldo”, dijo.

Tras los estragos causados por Eta y Iota, las empresas agrícolas realizaron un recuento de daños y pérdidas y definieron un plan de inversión para recuperar la recuperación.

Algunas de ellas requerían alrededor de $1 millón, pero esta cantidad, después de dos años, estiman “se está quedando pequeña” por el incremento de los precios de fertilizantes e insumos agrícolas derivado de la invasión de Rusia a Ucrania.

Productor de bananos

Elvin Meléndez:

“No pedimos dinero al gobierno, solo queremos su respaldo para que nos preste Israel”.

Cierre de 13 empacadoras de bananos deja más de 5,000 desempleados

“Estamos preocupados porque entre más tiempo pasa, las posibilidades de reactivar las fincas son menores. Necesitamos apoyo con urgencia.Los precios de los insumos agrícolas han aumentado demasiado en dos años, las empacadoras están abandonadas y cada día que pasa se deterioran más. Vemos que ni el Gobierno pasado ni este está dando importancia a esto. Nosotros teníamos 1,100 empleados, de los que dependían económicamente 5,500 personas”, dijo Pablo Contreras, socio de Compañía Agrícola Barranco.

Algunos propietarios de tierras, otrora fincas bananeras, para no mantenerlas ociosas, las alquilan a empresas productoras de caña de azúcar y también a pequeños agricultores que contratan por L1,500 una manzana extensión para cultivar maíz durante 4 meses.

Hasta 2020, los productores independientes tenían 3,200 hectáreas del 100% del área cultivada de banano en el país.El 50% lo mantiene Dole y el 24 Chiquita.

A Maynor Velásquez, gerente de la Asociación de Productores Bananeros Nacionales (Aprobana), le preocupa que las compañías no logren reactivar las fincas y empacadoras este año porque “este problema podría llevarnos a conflictos grandes por la invasión de tierras de parte de grupos que buscan aprovecharse de la situación”.

Diario LA PRENSA constató que algunas personas han invadido las tierras (para construir casas) de los bananeros independientes.

Hasta la fecha, cinco empresas agrícolas consideran que pueden salvarse del cierre definitivo si encuentran financiamiento.

Bananeros alquilan la tierra a agricultores de subsistencia

HIGUERITO CENTRAL. Luis Madrid y Santos Cabrera esperan cosechar 500 quintales de maíz en las 4.5 manzanas de tierra que un productor de banano les alquiló para no tener la parcela ociosa.Madrid arrendó 3 manzanas y Cabrera 1.5.

Una parte de la producción la emplearán para consumo familiar y la otra, “la mayoría”, para vender. Gracias a las lluvias que han caído, dicen, las plantas “están desarrolladas: grandes y verdes”.

“Con el señor (Cabrera) no nos conocíamos. Hace poco nos conocimos porque los dos estamos alquilando la tierra para cultivar. Los dueños por no tener dinero para cultivar banano, ya que es mucho dinero, prefieren darnos la tierra a nosotros”, expresó Madrid.

A Madrid y Cabrera les gustaría contar con más tierra”, pero “por falta de dinero” no es posible. “El precio de los fertilizantes ha subido mucho y usamos un saco por manzana”, dijo Cabrera.

Santos Cabrera cultiva maíz donde antes hubo bananos.