Más noticias

Alcalde de Guanaja:“Los isleños somos fuertes y vamos a reconstruir el cayo”

El alcalde de esta isla está seguro de que reconstruirán, pero advierte que el proceso demorará varios años.

Guanaja

Spurgeon Miller Molina, alcalde de Guanaja, está sumamente seguro de que el espíritu isleño prevalecerá para lograr la reconstrucción del cayo Bonacca. Sin embargo, es consciente que esto “no se hará de la noche a la mañana”, sino que demorará algunos años.

La destrucción de gran parte de la isla, según él, propicia condiciones para crear normas de construcción, instalar sistema de hidrantes para sofocar incendios y contar con un nueva red eléctrica subterránea.

También ofrece una oportunidad para que algunas familias vivan en un área segura de la isla mayor.

¿A dos semanas del incendio cuáles son las necesidades que tiene la población?

No necesitan ropa. Las personas que perdieron sus cosas han sido apoyadas. Les estamos dando el beneficio a las personas necesitadas del resto de la isla.

Tuvimos una reunión con representantes de la Universidad Nacional Autónoma que nos apoyarán en la reconstrucción. Estamos en la limpieza y demolición. Estamos a la espera del equipo pesado. Ya tuvimos la visita de la compañía a la cual le otorgaron el contrato de limpieza. Vinieron a asesorar para ver qué tipo de equipo se necesita y en cuál lugar. Estamos en la apertura de la calle para deshacernos de los escombros. Ha estado lento el proceso de contratación. Estamos sacando el metal. La gente local nos ha ayudado para movernos. Sí necesitamos apoyo logístico para sacar el metal.

¿Qué acuerdos ha logrado la Municipalidad con la población para iniciar la reconstrucción?

Tuvimos una reunión el viernes pasado y tratamos tres puntos importantes. Ellos quieren volver al sitio en el cual vivían, vamos a tener nuevas normas de construcción: ampliaremos las calles y se exigirá un espacio de dos pies de la línea perimetral de los terrenos. Con eso se va a reducir el 20% de los lotes. Por eso será imposible construir las casas como estaban.

¿Les han ofrecido terrenos?

Don Arturo Alvarado, dueño de la aerolínea Lanhsa, nos ofreció un terreno de siete acres. Copeco, el Instituto de la Propiedad y la Unah hicieron la visita para la inspección técnica. Lo visitaron para ver qué se puede hacer en esos terrenos .

¿Qué hará para convencer a los ciudadanos?

Tendremos una segunda reunión. El dueño de la propiedad, que es paisano, les dirá a ellos. Ellos verán que esto no solo es de la Municipalidad o del alcalde. En 1998 pasamos por el huracán Mitch y sabemos que el lugar más seguro es la zona de la laguna, por el aeropuerto. Allí está la propiedad que están dando. Si yo hubiera perdido un lote en el siniestro, yo sería el primero en apuntarme y empezar a limpiar. Sé del valor y la protección que da esa propiedad al ciudadano.

Muchos que pasaron el Mitch saben que esa área es el mejor lugar para poder reconstruir. También estamos trabajando mano a mano para diseñar una red de hidrantes con Bomberos para salvaguardar el 60% de lo que no se quemó. Si usted nota, se puede tocar de una casa a otra. Anteriormente no había normas de construcción.

El cayo se sobrepobló. Bomberos nos apoyará en el diseño de la red de hidrantes, sistema de agua negras y la parte de lo energético. Los ciudadanos pidieron que todo el sistema eléctrico sea subterráneo, especialmente en el área incendiada. Tenemos organizaciones importantes como Food For The Poor y Cepudo que se sumaron a ayudar. Ahorita solo estamos esperando que la Unah nos dé el presupuesto.

¿Hay que esperar muchos años para recuperarse?

Esto no es de la noche a la mañana. Es complicado. Solo de limpieza son dos meses y puede alargarse más por los tiempos de lluvia. Tenemos dos semanas de haber tenido el suceso. El tiempo va corriendo. Luego viene la parte de infraestructura. Aquí deben ayudar mano a mano quienes vayan a vivir en esas nuevas construcciones.

¿Cuánto costará crear todas las condiciones, con agua potable y energía eléctrica?

Entre cinco y seis millones de dólares. Es bastante dinero.

¿La Municipalidad ha logrado recibir todas las transferencias del Gobierno?

Estamos cortos en eso. Estamos atendiendo la emergencia solo con lo que teníamos en la cuenta.

Lo que captamos por impuestos es mínimo. Ahora es peor porque gran cantidad de negocios fueron destruidos por el incendio. El 60% de los negocios estaban en esa parte que se quemó.

¿Para qué servirán las transferencias?

Tenemos planilla de limpieza, transporte, y estamos apoyando a todas las entidades que están aquí. Tenemos un costo elevado de combustible. Tenemos un subsidio, la gasolinera UNO nos apoyó con una donación. El Gobierno ha pagado las transferencias hasta junio. Nos debe cuatro meses. Son unos cuatro millones. Eso solo sería para mantener el orden.

¿Les preocupa que las promesas que les han hecho no se hagan realidad?

Siendo guanajeño, isleño, tenemos la certeza de que vamos a reconstruir nuestro cayo. Pasamos el Mitch. La isla se destruyó y los isleños somos fuertes. No nos preocupamos, solo tenemos que ver de qué manera lo vamos a hacer.

¿Han surgido litigios por los límites de propiedad?

Para nada. Primero hay que demoler y después hay que delimitar. Esas medidas las van a dictar los ingenieros de la Unah y la topografía que se hizo por medio de la Municipalidad de San Pedro Sula. Se está manejando la propiedad vertical, pero eso lo decidirán los dueños actuales. Hay que tomar en cuenta esa nueva opción, y de acuerdo con los habitantes vamos a construir.

El Gobierno prometió viviendas, ¿las van a lograr?

Todos prometieron. Hay que ver después de dos meses porque vienen las elecciones generales. Tenemos que ver cómo queda y ver si la promesa continúa.