Compra de clínica móvil estuvo plagada de múltiples anomalías

Copeco fraccionó la compra para eludir la licitación pública y privada y no hubo un estudio médico ni técnico previo. Adquirió las tiendas de forma directa sin estar facultada en ese momento por el decreto 33-2020 y la declaración de estado de emergencia. No encontraron contrato ni cotizaciones.

La clínica y la carpa de aislamiento prefabricado se compraron inicialmente para Roatán, pero se terminaron instalando en Villanueva por el alto nivel de casos en la zona.
La clínica y la carpa de aislamiento prefabricado se compraron inicialmente para Roatán, pero se terminaron instalando en Villanueva por el alto nivel de casos en la zona. /

Tegucigalpa.

La compra del hospital móvil de Villanueva, Cortés, y su unidad de aislamiento, adquiridos por la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) a una empresa de Estados Unidos por un valor de 5.5 millones de lempiras (223,353.16 dólares), estuvo plagada de una serie de inconsistencias e irregularidades.

La adquisición de las carpas fue autorizada por el extitular de Copeco Gabriel Rubí Paredes, a principios de marzo, justo un mes antes de ser separado del cargo tras salir a luz pública una serie de anomalías en la compra de materiales y equipo de bioseguridad para enfrentar la pandemia del covid-19.

zc-villanueva2-060620(800x600)
Han sufrido atrasos porque no se dispuso de agua potable, aguas negras, eliminación de desechos ni energía eléctrica.

La transacción de estas tiendas de refugio y su puesta en funcionamiento es una de las 11 líneas de investigación emprendidas por la Fiscalía para la Transparencia y Combate a la Corrupción Pública (Fetccop) y la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic).

Mediante la búsqueda de información pública, la Unidad de Datos e Investigación de LA PRENSA tuvo acceso a las órdenes de compra, facturas y autorizaciones de pagos emitidas por la Dirección Administrativa y Financiera de Copeco en los primeros días de marzo del presente año.

La Fetccop y la Atic intervinieron el viernes las oficinas administrativas de Copeco para recabar información en torno a este caso y en relación con otras compras efectuadas por esa dependencia dentro de la emergencia sanitaria del covid-19.

Hallazgos

En el análisis de la información documental recabada por LA PRENSA a través del portal único de transparencia se pudieron constatar las siguientes inconsistencias: no hubo un informe técnico ni médico sobre la conveniencia o no de la compra de este tipo de tiendas médicas, la inexistencia de un contrato de la compra de la clínica y de su unidad de aislamiento, no hay garantías de calidad del producto, falta de cotizaciones a otras empresas afines e inexistencia de respaldo legal que avalara la compra directa de las tiendas.

En su investigación, LA PRENSA no encontró ninguna documentación que compruebe que se cumplieron con todas o algunas de estas condiciones o formalidades básicas en una compra de esta naturaleza.

Copeco fundamentó la adquisición en la emergencia sanitaria; sin embargo, al momento de la adquisición el Poder Ejecutivo no había decretado el estado de emergencia nacional en vista que aún no se habían reportado los primeros casos de coronavirus en el país, ni el Congreso Nacional había emitido el decreto 33-2020 que facultaba al Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) a efectuar compras directas.

dr-Factura comercial 2(800x600)

dr-Factura comercial 1(800x600)

Tiendas de refugio

La adquisición se formalizó el 2 de marzo de 2020 mediante la emisión de dos órdenes de compra números 2529 y 2530 a la empresa DLX Enterprises LLL, cuya planta de producción se encuentra en la ciudad de Eugene, Oregon, EUA.

En su página web, esta empresa se presenta como especializada en tiendas y sistemas de refugios de implementación rápida y soluciones escalables y personalizables para socorristas, atención médica y organizaciones privadas.

El 2 de marzo, Copeco emitió la factura número 2529 en la que se consigna la compra del hospital móvil con todas las instalaciones correspondientes que sería destinado inicialmente a la isla de Roatán por un valor de 185,449.82 dólares, un total de 4.5 millones de lempiras.

LAS CLAVES, LAS INVESTIGACIONES
1- El Ministerio Público también abrió tres líneas de investigación por la millonaria compra irregular de siete hospitales móviles a la empresa Elmed Medical System de Axel López.
2- El 22 de abril, la Fetccop y la Atic abrieron una investigación por el desuso y abandono del hospital móvil instalado en Villanueva, Cortés, para enfrentar la epidemia de covid-19.
3- El MP también mantiene activas tres líneas de investigación a Copeco por supuestas irregularidades en otras compras hechas durante la crisis sanitaria del covid-19.
4- También se investigan las donaciones del programa Honduras Solidaria a la alcaldía de El Progreso y la compra de pruebas rápidas por parte de Invest-H en la zona norte del país.
5- En La Ceiba se investiga el mal uso de una donación de Corea de un lote de ventiladores mecánicos para pacientes con covid-19 en el Hospital General Atlántida.

Ese mismo día se emitió la segunda factura número 2530 para la adquisición de una unidad de aislamiento con sus instalaciones por un valor de 37,903.84 dólares, equivalentes a 936,208.70 lempiras al cambio de ese momento.

Copeco fraccionó la compra en dos facturas, y el manual de compras y contrataciones directas mediante fondos nacionales de la Oficina Normativa de Contratación y Adquisiciones del Estado (Oncae) consigna que “no es posible realizar contrataciones y/o adquisiciones por partes con la intención de fraccionar el gasto y de esta forma eludir los procesos de licitación privada o pública, según sea el caso”.

DLX Enterprises LLL emitió posteriormente cinco facturas comerciales a nombre de Copeco por $62,736.82, $49,904.04, $37,903.34, $60,308.96 y $12,500, esta última por el pago del flete, para hacer un total de $223,353.16, 5.5 millones de lempiras al cambio de ese momento.

Los pagos

El mismo 2 de marzo, el titular de Copeco, Gabriel Rubí, y el director financiero y administrativo, Cristian Elías Santelí, quien también fue separado del cargo en abril, remitieron una nota al jefe del departamento de internacional del Banco Central de Honduras (BCH) solicitándole la transferencia del 15% del valor total a la cuenta del banco UMPQUA Bank de Portland, Columbia.

Siete días después se solicitó al Banco Central debitar de la cuenta de Copeco 11102-01-000014 el segundo pago de las tiendas por un valor de 78,173.61 dólares a la misma cuenta de DLX Enterprises LLL en UMPQUA Bank.

dr-info-060720(800x600)

El tercero y último pago por 111,176.58 dólares se formalizó bajo el mismo procedimiento el 17 de marzo de 2020, cinco días después de decretarse el estado de emergencia en todo el territorio nacional.

Llama la atención que la compra se realizó 10 días antes que se decretara el estado de emergencia y 30 días antes que el Congreso Nacional emitiera el decreto 33-2020 que facultó a la Secretaría de Salud, Invest-H y Sinager a realizar la contratación directa para adquirir bienes y servicios de carácter urgente para atender los requerimientos provocados por la pandemia.

1,174.4
Millones de lempiras pagó Invest-H por adelantado a Elmed Medical System y Hospitales Moviles.com por la compra de siete hospitales móviles.

Sin la emisión de este decreto y estado de emergencia, Copeco no estaba facultada para hacer compras directas de emergencia, aun bajo el pretexto de la pandemia del covid-19.

Abogados en derecho administrativo consultados por LA PRENSA indicaron que si bien Copeco se anticipó en la compra del hospital móvil y su unidad de aislamiento, no contaba con el respaldo legal para comprar las tiendas de refugio de forma directa y mucho menos estaba facultada para fraccionar la compra con el fin de evadir la licitación pública de acuerdo con la Ley de Contratación y su reglamento.

El artículo 25 de la Ley de Contratación del Estado consigna que solo se permite realizar contrataciones y/o adquisiciones por partes siempre y cuando estas formen parte de un proyecto que ha sido desde su inicio diseñado de esa forma.

534.6
Millones de lempiras pagó Invest-H por la compra de 790 ventiladores mecánicos para los hospitales del país.

La clínica y la tienda de aislamiento inicialmente estaban destinadas para la isla de Roatán, pero debido al nivel de contagios reportados en la zona norte se decidió instalarla el 11 de abril en un predio del municipio de Villanueva para descongestionar los hospitales Mario Catarino Rivas y Leonardo Martínez de San Pedro Sula.

No obstante, las carpas permanecieron sin funcionar por más de un mes en vista que no se dispuso de las conexiones de electricidad, agua potable, aguas residuales y negras y un lugar para la eliminación de desechos médicos, por lo que el 22 de abril el Ministerio Público abrió una investigación al respecto.

La semana pasada, Fetccop y la Atic ampliaron la investigación para comprobar supuestas irregularidades en la compra e instalación de las tiendas de refugio móvil. Las diligencias se llevan a cabo en los departamentos de Gerencia Administrativa, Presupuesto y Compras, información que ya había sido solicitada a las autoridades de Copeco, pero no fue entregada en su momento.

En mayo, el MP tomó declaración al exministro de Copeco Gabriel Alfredo Rubí Paredes y al alcalde de Villanueva, Walter Perdomo, entre otros funcionarios.

dr-Solicituddetransferencia(800x600)
dr-Ordendecompra 1(800x600)
dr-Ordendecompra 2(800x600)

Hospitales móviles llegan el jueves

TEGUCIGALPA. Los contenedores que almacenan los dos hospitales móviles de 91 camas adquiridos por Inversiones Estratégicas de Honduras (Invest-H) llegarán el jueves de esta semana a Puerto Cortés, si se cumple cabalmente el itinerario del barco Ijsselborg que partió del puerto de Derince, Turquía, este 21 de junio.

En su último monitoreo hace siete días, la embarcación se encontraba en la costa atlántica del Reino Unido en la posición 33° 8 ‘1.968 “N, 19 ° 0’ 59.4” W, según lo informado por el Sistema de Identificación Automática Terrestre MarineTraffic.

Ayer domingo, Marinetraffic informó que el Ijsselborg se encontraba fuera de alcance, pero se mantenía la hora y día de llegada previsto a Puerto Cortés, el 9 de julio de 2020 a las doce del mediodía. El barco solo transporta dos de los siete hospitales adquiridos en una irregular y cuestionada transacción a la sociedad Elmed Medical System y Hospitales Móviles.com por 47.4 millones de dólares.

La adquisición de los hospitales ha estado rodeada de una serie de irregularidades e inconsistencias, lo que llevó a la Fiscalía Especial de Transparencia y Combate a la Corrupción Pública (Fetccop) a abrir una investigación contra el exdirector de Invest-H, Marco Bográn, por fraude, malversación de caudales y abuso de autoridad.

Bográn está citado por el Ministerio Público en su calidad de investigado mañana martes 7 de julio.

zc-MarcoBogran-270620 (1)(800x600)
Marco Bográn es investigado por fraude, malversación y abuso de autoridad.
La Prensa