Asesinato de ocho comunicadores marca un año negro en Honduras

Las víctimas son Joel Aguilar, Santiago Carbajal, Gabriel Hernández, Johana Alvarado, Buenaventura Calderón, José Arita, Kerin Cerna y Melvin Tinoco.93% de casos están impunes.

VER MÁS FOTOS
Lo más lamentable es que de los casos solo el 7% se ha investigado, el 93% está en impunidad, y de los investigados, únicamente se ha capturado a los autores materiales.
Lo más lamentable es que de los casos solo el 7% se ha investigado, el 93% está en impunidad, y de los investigados, únicamente se ha capturado a los autores materiales.

TEGUCIGALPA.

Van 82 periodistas y comunicadores asesinados en Honduras desde 2001 a la fecha, según datos del Comité por la Libertad de Expresión (C-Libre).

La organización reveló que de enero de 2009 al 25 de noviembre de 2019 son 76 trabajadores de medios de comunicación asesinados, de ellos cuatro son mujeres.

Lo más lamentable es que de los casos solo el 7% se ha investigado, el 93% está en impunidad, y de los investigados, únicamente se ha capturado a los autores materiales.

Puntos claves
1-En el Gobierno de Porfirio Lobo Sosa fueron 27 comunicadores y periodistas asesinados en diferentes regiones, casos siguen pendientes de investigarse.

2-Oficina Alto Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos en Honduras (Oacnudh) pidió poner fin a los crímenes contra periodistas.

3-Sobre el crimen de José Arita la noche del lunes en Puerto Cortés, hasta ahora la Policía solo informó que se conformó un equipo de investigación. No tienen pistas de los hechores o las causas.

Hasta ahora las autoridades no dan información sobre el motivo de cada asesinato, no se determina si fue por el ejercicio de la profesión o por otras causas que los mataron, todo queda en “estamos investigando”.

“Esto es altamente preocupante dado que no hay investigaciones; y si las hay, todavía no hay resultados para detener a los responsables. Preocupa porque el problema es que el asesinato y la cárcel son las peores formas de intimidación contra los periodistas y contra la prensa”, expresó Dagoberto Rodríguez, presidente del Colegio de Periodistas de Honduras (CPH).

Los ocho casos de crímenes de comunicadores ocurridos este año crean un ambiente de temor, censura y autocensura de periodistas y medios de comunicación. Las víctimas de este año son Joel Aguilar, Santiago Carbajal, Gabriel Hernández, Johana Alvarado, Buenaventura Calderón, Kerin Cerna, Melvin Tinoco y José Arita.

Faltan acciones. Ante la indefensión en la que están propietarios y trabajadores de medios de comunicación, C-Libre pide a las autoridades mayor contundencia.

“La falta de acciones contundentes de las autoridades en regiones altamente vulnerables para el ejercicio periodístico aumentan el riesgo de los comunicadores. Lamentamos la falta de voluntad política, se adeuda al Mecanismo Nacional de Protección más de 16 millones de lempiras de su presupuesto”, dijo Edy Tábora, director de C-Libre.

Desde el CPH se ha solicitado mayor atención a estas muertes, no solo en este Gobierno, sino desde el de Manuel Zelaya y Porfirio Lobo, para que las investigaciones puedan concluirse y se llegue a los autores intelectuales.

“Pedimos que se integre un grupo interagencial para investigar estos casos. Se deben retomar esos expedientes, investigarlos y llevar a los responsables a la cárcel”, dijo Dagoberto Rodríguez.

SIP se pronuncia. Ayer, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó el asesinato del periodista José Arita, oriundo de Puerto Cortés.

La organización hemisférica instó a las autoridades a investigar con diligencia y de manera exhaustiva para conocer cuáles fueron los móviles del crimen y juzgar a los responsables.

Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa en Información de la SIP, expresó su solidaridad con familiares y colegas de Arita.“Tal como lo hemos pedido por otros lamentables asesinatos, cumplan con su deber de investigar de manera expedita y muestren resultados preliminares para conocer si el crimen ocurrió por causa de su labor periodística”, expresó.