Certera la calificación de la situación real en los medios de comunicación durante los seis últimos meses que es continuación de un muy largo período en que sobrevivir es objetivo prioritario y necesidad creativa en el campo periodístico. “Semestre desastroso para la libertad de prensa” por la escalada represiva del poder político con injerencia en el poder judicial. Ruta directa a través de acomodadas leyes para intentar silenciar voces críticas con indicaciones y acciones directas en dirección al presidio.

“Dos emblemáticos y socios de la SIP, el Nacional, de Venezuela, y La Prensa, de Nicaragua, fueron confiscados y expropiados por sus gobiernos”, recordó el presidente del organismo continental periodístico y director del Grupo Opsa, Jorge Canahuati. Escalada represiva que evidencia la debilidad y el temor de los gobernantes ante los señalamientos de la prensa libre como sucede en el vecino país donde el régimen matrimonial se encamina hacia otro período con el camino despejado.

La historia del periodismo en el hemisferio muestra una firme decisión en la búsqueda de la verdad, defensa de la justicia y libertad, columnas de la democracia para el fortalecimiento de la paz y convivencia en el ámbito interno y en el contexto internacional. No todo es camino plano, al contrario, en la medida en que los medios logran mayor alcance y afianzan su credibilidad se estremecen los gobiernos que echan mano de cruda represión sin más miramiento y valoración que seguir en el poder.

En la apertura de la asamblea general de la SIP tuvo destacada participación el escritor nicaragüense Sergio Ramírez en cuyas letras cabalga la historia que, como en el siglo pasado, se halla atrapada por la dictadura con “miedo, miedo a las palabras”, enfatizó el hoy sobresaliente disidente sandinista, la voz nica más internacional.

Si el semestre ha sido desastroso para la libertad de prensa y los hechos son mucho más significativos y valiosos que las palabras, el otro gran desafío en camino de solución en algunos países es la sustentabilidad de los medios, es decir su supervivencia, expansión y mejoramiento en la era digital con plataformas que ofrecen contenidos periodísticos sin beneficios proporcionales a los medios.

La asamblea concluye hoy, pero abre un camino de posibles encuentros y soluciones más allá de las personas y los medios, pues la “palabra tiene filo” y es ese filo el que debe mantenerse en la llaga porque el “verdadero enfrentamiento que se vive en la región es entre democracia y dictadura”.