Ciudad de Guatemala.

Un grupo de pandilleros de la mara 18 recluidos en una cárcel de Guatemala admitió, en un video divulgado recientemente en las redes sociales, que asesinaron al responsable de un ataque armado contra un autobús en ese país, que se saldó con dos muertos y 16 heridos.

Los mareros, que guardan prisión en la cárcel de alta seguridad de Fraijanes I, reconocieron ante la cámara que ellos asesinaron al reo Óscar Armando Lorenzana Gómez, alias El Arjona, cuyo cadáver fue localizado por la Policía con signos de violencia.

“Él y varios de sus colaboradores ya están igual que él”, dijo uno de ellos, ataviado con una camiseta azul y con los dos brazos llenos de tatuajes en el video que fue difundido por la radio Emisoras Unidas.

Dos personas murieron en el atentado contra un autobús en Guatemala.


En el tórax del Arjona las autoridades encontraron una nota en la que se le responsabilizaba del ataque, perpetrado el domingo 6 de marzo y que en un primer momento fue atribuido por los organismos de seguridad a las pandillas que operan en el país.

“Este es el vato (sujeto) responsable de tirar el bombazo en el bus de San José Pinula. Que quede claro que el Barrio 18 no tiene nada que ver en los atentados últimamente. Por tal motivo decidimos matarlo”, indicaba la nota, que los pandilleros volvieron a leer en el video.

Lorenzana guardaba prisión desde 2008 y en 2009 fue condenado por el Tribunal Décimo de Sentencia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Guatemala a 40 años de cárcel por la muerte de dos personas.

Los tres pandilleros aseguraron que la mara Barrio 18 fue la que asesinó al reo, pero reiteraron que no son responsables de los ataques perpetrados en las últimas semanas en Guatemala, y que en un principio las autoridades indicaron que eran de su autoría.

Según explicaron, Lorenzana realizó el ataque sin el consentimiento de esta organización criminal y que por este motivo lo mataron, junto a otros colaboradores que estaban en libertad pero que no identificaron.

Aunque no saben cómo coordinó el ataque, debido a que guardaba prisión, repitieron que todos los supuestos involucrados, un total de tres, están muertos -el que dio la orden, el que puso la bomba y el que la fabricó-.

“Tal vez nosotros con pedirle perdón al pueblo no vamos a solucionar nada. Pero que solo tomen en cuenta que también tenemos nuestras reglas. Nos duele matar a un ‘homie’ (compañero), pero él puso en juego la vida de todos los ‘homies’ del barrio”, añadió uno de ellos.

Guatemala es uno de los países más violentos del mundo, según organismos internacionales, y a diario se comenten unos 16 asesinatos.