17/08/2022
01:03 AM

Más noticias

Trump le pide a Bush que deje de hablar en español

Ambos candidatos republicanos se encuentran enfrentados por la política migratoria que cada uno defiende.

Washington, Estados Unidos.

El magnate inmobiliario y aspirante a la nominación republicana para las elecciones presidenciales de EUA en 2016 Donald Trump dijo hoy en una entrevista que su rival en las primarias Jeb Bush debería hablar en inglés y no en español mientras esté en EUA.

'Me gusta Jeb. Es un buen hombre. Pero debería dar ejemplo y hablar en inglés mientras esté en Estados Unidos', dijo Trump en referencia a la fluidez de Bush con la lengua castellana, que no duda en utilizar en sus intervenciones públicas.

El martes, Bush criticó duramente a Trump en español en un encuentro con estudiantes de la escuela presbiteriana La Progresiva, situada en el corazón de La Pequeña Habana, en Miami (Florida).

'Me ataca cada día con barbaridades. Con cosas que no son ciertas. Este hombre no es conservador. Ha sido demócrata más tiempo que republicano, ha dicho que se siente más cómodo siendo demócrata. Yo he estado ocho años como gobernador, él no es conservador', indicó Bush a la prensa en referencia a Trump.

Por su parte, Trump se defendió de las acusaciones de no tener un historial conservador y de haber estado relacionado con los demócratas en el pasado comparándose con el expresidente republicano Ronald Reagan (1981-1989).

'Ronald Reagan no era un conservador. Se convirtió en un gran conservador. Cuando termine mi presidencia, después de ocho años, la gente dirá que soy un gran conservador, mucho mejor de lo que Jeb (Bush) jamás hubiera tenido la capacidad de ser', indicó el magnate.

Lea más: Jeb Bush se siente ofendido por insultos de Trump a mexicanos

Además: 'Tu hermano creó a ISIS': Estudiante confronta a Jeb Bush

Donald Trump lidera por un amplio margen todas las encuestas sobre las primarias del Partido Republicano y cada vez recorta más puntos a Hillary Clinton (la favorita para la nominación demócrata) en una hipotética contienda final cara a cara, mientras que Jeb Bush se hunde en los sondeos.