11/04/2024
02:40 AM

Trump se enfrenta a gobernadores demócratas por el coronavirus

  • 14 abril 2020 /

El presidente afirma ser el único que puede decidir cuándo terminar confinamiento en EEUU, los gobernadores le responden que no es un rey.

Washington, Estados Unidos.

'¡Es el presidente de Estados Unidos quien decide!'. Determinado a ser quien tenga la última palabra sobre el fin del confinamiento, el presidente Donald Trump parece dispuesto a enfrentarse a los gobernadores, a riesgo de crear confusión entre los ciudadanos.

Tras las primeras señales positivas en torno a la covid-19, vinculadas a la estabilización del ritmo de contagios, el debate rápidamente pasó a cómo 'volver a abrir el grifo' sin dejar de estar atentos a una eventual reactivación de la pandemia.

El presidente republicano, que no ha dado detalles del calendario que tiene pensado, debe en principio anunciar este martes la composición de su 'Comité sobre la reapertura' del país.

Aunque ya aseguró que ni su hija Ivanka ni su yerno Jared Kushner lo integrarán, las formas y objetivos de esta nueva estructura son aún bastante inciertos.



De momento, su voluntad de tomar todas las decisiones desde la Casa Blanca, tras semanas de haber destacado la responsabilidad de los gobernadores por las carencias ante la pandemia, genera muchas tensiones.

'Cuando alguien es presidente de Estados Unidos, su autoridad es total (...). Los gobernadores lo saben', dijo el lunes.

'No tenemos un rey, tenemos un presidente'

La dura respuesta del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, no se hizo esperar.

'La posición del presidente es simplemente absurda. Eso no es lo que dice la ley. Eso no es lo que dice la Constitución. No tenemos un rey, tenemos un presidente', aseguró el martes a la cadena CNN.

' Cuomo ha llamado diariamente, a veces a cada hora, para pedir de todo', reaccionó Trump en Twitter. 'He hecho de todo para él y para todos los demás, ¡y ahora parece que quiere independencia! ¡Eso no sucederá!', zanjó.

El inquilino de la Casa Blanca puede ciertamente marcar el tono, fijar el rumbo, pero el sistema federal da a los gobernadores de los 50 estados el poder de tomar o levantar medidas obligatorias de confinamiento.

Y de momento, Trump lo que ha hecho es emitir recomendaciones de distanciamiento social hasta fines de abril.

'El presidente no tiene ninguna autoridad legal para invalidar las decisiones de confinamiento tomadas a nivel de los estados o reabrir escuelas y pequeños comercios', destacó en Twitter Stephen Vladeck, profesor de derecho de la Universidad de Texas. 'Ninguna disposición constitucional le confiere tal autoridad'.

Johnson

La Constitución dice que los poderes que no están específicamente asignados al gobierno federal o al presidente, están reservados a los 50 estados.

En una emergencia federal, como la que Trump declaró el 13 de marzo, los poderes presidenciales aumentan: puede movilizar fondos federales, desplegar tropas y ordenar a empresas ayudar para atender la situación.

En tanto, organismos federales, como el Departamento de Salud y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), también tienen el poder de declarar cuarentenas en estados y localidades para luchar contra epidemias.

Gobernadores desafían a Trump

Pero en la emergencia por la COVID-19 han sido gobernadores y alcaldes los ejecutores del distanciamiento, ordenando el cierre de escuelas y empresas, o el porte de máscaras.

'El presidente sobrevalora enormemente su autoridad constitucional (...), él no puede forzar a los gobernadores a abandonar medidas de protección de la salud', dijo Mark Rozell, decano de la escuela de Políticas y Gobierno en la Universidad George Mason.

Entonces, lo que Trump podría hacer es favorecer o desfavorecer a algunos estados en la entrega de fondos federales y otros recursos, favoreciendo a los gobernadores que le sigan y negándoselos a quienes no lo hagan.

Desde hace días, en las dos costas de Estados Unidos, los gobernadores mantienen reuniones para coordinar sus respuestas.

En el este, Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut, Rhode Island, Massachusetts, Delaware y Pensilvania. En el oeste, California, Oregon y Washington.

Vea: Aumentan muertes por coronavirus en Nueva York

Para delimitar su territorio, Cuomo fue aún más explícito y dijo que podrían acordar una eventual medida cautelar contra el presidente. 'Si me da la orden de reiniciar de una forma que pone en peligro la salud pública en mi estado, no lo haré', declaró, estimando que eso llevaría a un combate judicial que Estados Unidos no puede permitirse en el contexto actual.

El aumento masivo de la realización de pruebas, las medidas de confinamiento específicas para mayores de 65 años, la reapertura progresiva de ciertos comercios: todos los gobernadores preparan sus planes de transición.

Y la mayoría advierte una realidad dura de aceptar: el nuevo coronavirus, causante de la enfermedad covid-19, no habrá desaparecido al finalizar el confinamiento. Una gran parte de la población lo habrá evitado y seguirá siendo susceptible a infectarse mientras no haya vacuna.