18/05/2024
12:15 AM

Tragedia de la escalera desata críticas por apatía de empleadas

  • 28 julio 2015 /

Las mujeres sabían que la escalera mecánica que se tragó a una mujer estaba fallando.

    Pekín, China.

    Tres empleadas que estaban cerca de la mujer que el pasado domingo falleció engullida por una escalera mecánica en el centro de China se han convertido en el centro de las críticas en el país por no haber ayudado a la víctima, mientras el centro comercial y las autoridades guardan silencio ante el suceso.

    Según señala hoy el diario South China Morning Post, las empleadas del centro comercial donde ocurrió el suceso ya sabían que la plancha metálica que había en el extremo superior de la escalera, por la que cayó la mujer, estaba suelta, pero no supieron evitar el siniestro, ocurrido en la ciudad de Jingzhou (provincia de Hubei).

    Las mujeres ni siquiera pulsaron el botón de emergencia que podía detener las escaleras cuando la mujer se hundía bajo ellas, como se muestra en las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad, en las que las empleadas se limitan a alejarse del lugar del accidente con el hijo de la fallecida, que salvó su vida gracias a su madre.

    Foto: La Prensa

    Las empleadas del centro comercial sabían que la escalera estaba descompuesta.
    Esas imágenes, difundidas por los medios de todo el mundo, no tenían sonido así que no se ha sabido hasta hoy que las tres empleadas estaban en la parte superior de la escalera para avisar a los usuarios de que el aparato estaba roto, por lo que debían extremar las precauciones.

    En las redes sociales chinas, el insólito accidente ha generado preocupación por la fiabilidad de las escaleras mecánicas, aparatos que millones de personas utilizan a diario.

    Vea: Exitoso aterrizaje de un avión en medio de tormenta en Holanda

    La mujer fallecida el domingo, Xiang Liujuan, de 30 años, ha sido muy elogiada por su heroísmo, ya que en el momento del accidente, en lugar de intentar salir de las escaleras, optó por empujar a su hijo para alejarle del peligro.