Morelos, México.

En las últimas horas fueron encontrados sin vida los cuerpos de una madre y su hija, quienes estaban reportadas como desaparecidas desde mayo, en Morelos, México.

Ana María Sierra y Estrella Isabel Flores desaparecieron en Ecatepec. La mujer había sido, un día antes, vacunada contra el covid. La madre tenía 36 años y su hija apenas ocho. Después de inmunizarse, le dijo a su padre que no se sentía bien de salud. De allí en más, la historia del desaparecimiento de las dos víctimas ha conmocionado al país.

Al día siguiente, Ana María Sierra, una profesora de inglés, no se presentó a su empleo. Sus colegas creyeron que esto había sido por alguna reacción de la vacuna contra el coronavirus, por lo que no se alarmaron, sin embargo, el trasfondo era oscuro.

Tras varios intentos por contactarse con ella, no obtuvieron respuesta. Decidieron alertar a las autoridades mexicanas.

Los cuerpos de Ana María Sierra y Estrella Isabel Flores fueron encontrados en Morelos, en México, sin vida. Las dos mujeres llevaban desaparecidas desde el pasado mes de mayo en el municipio de Ecatepec.

Sierra era profesora de inglés de 36 años y su hija tenía ocho años. La mujer había sido vacunada un día antes contra el coronavirus, y esa misma noche le dijo a su padre que no se encontraba muy bien. Al día siguiente, la mujer no fue a trabajar. Sus compañeros pensaron que sería una reacción a la vacuna, y por tanto, no se alarmaron. Sin embargo, tras varios intentos de contactar con ella, no obtuvieron respuesta.

'Llegué a la casa y le pregunté a mi esposa si Anita se había comunicado. Me dijo que no y decidimos ir a buscarla a la casa. Entré y me doy cuenta de que no está, no hay pantallas, laptops, y dije está desmayada o la tienen amarrada. Subí y no encontré nada, ni a ellas ni un colchón y se me hizo extraño', dijo Jorge Sierra, padre de Ana María, a Milenio.

'Una niña de tan solo 9 años y su mamá de 36, qué mal podían haber hecho para que les cortaran sus vidas de una manera tan intempestiva. La pequeña Estrellita con toda la promesa de una vida plena por delante, con la inquietud de la niñez, con sus ilusiones, carisma, inteligencia, entusiasmo en la escuela, su apego a su familia, a sus compañeritos, con todas sus virtudes que las rodeaban', extendió el acongojado padre.

Uno de los vecinos relató que vio salir una camioneta desde la casa el día de la desaparición de la profesora y su hija. La familia clama justicia en el caso. Otras versiones indican que se escucharon algunos alegatos previo a su desaparición en la residencia, pero que cesaron cuando la camioneta circulaba por el vecindario. No se reportan personas capturadas por el hecho, en medio de las indagaciones policiales.

$!Foto: La Prensa