Washington, Estados Unidos.

Senadores republicanos acusaron este martes al gobierno de Joe Biden y su política económica de alimentar una fuerte inflación a largo plazo.

Cuando el Congreso discute dos gigantescos planes de inversiones, la oposición estima que el dinero que ya inyectó el gobierno de Biden en la economía contribuyó al alza de precios.

“La inflación sumerge al país (...) que está inundado de dinero”, denunció el jefe de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, en una conferencia de prensa en el Congreso, en referencia al plan de ayuda de 1,9 billones de dólares que los demócratas votaron en la primavera boreal.

“La última cosa que debemos hacer es agregar un nuevo frenesí de impuestos y gastos” a la economía, añadió.

La mayoría demócrata busca un acuerdo sobre los planes de inversión del presidente Biden antes de que el mandatario viaje, el jueves, a la reunión del G20 de Roma y luego a la conferencia internacional del clima COP26 de Glasgow.

“Pienso que lo único que preocupa al pueblo estadounidense no es lo que pasa en Glasgow sino lo que ocurre con los precios de la gasolina”, añadió el senador John Thune.

“Lo mejor para este país sería que ese proyecto de ley (ndlr: por los proyectos de reforma de Biden) no sea adoptado jamás”, remarcó el también senador John Barrasso.

Los demócratas buscan aprobar dos planes de 8 a 10 años de duración, uno con inversiones en infraestructura por 1,2 billones de dólares y el otro con iniciativas sociales y ambientales por unos 2 billones de dólares.

Estos montos, aunque elevados, fueron recortados ampliamente para contentar a todos los sectores del Partido Demócrata, y un acuerdo podría alcanzarse esta semana.

Aunque el presidente apuesta a estos planes para reformar la economía a largo plazo, algunos economistas advierten del riesgo de un recalentamiento.

El gobierno, así como el banco central, ven la inflación como temporal.

Vea: Elon Musk es el hombre más rico del mundo gracias a contrato con Hertz

Luego de moderarse durante dos meses, la inflación volvió a trepar en septiembre, 0,4% con relación a agosto, cuando había marcado un descenso a 0,3%, según el índice de precios al consumo CPI del Departamento de Trabajo.

Más de la mitad de este incremento se debe a los alimentos y la vivienda. Una parte importante viene también de la energía, con precios que no paran de subir.

Este repunte inflacionario es particularmente visible en la medición a 12 meses, que marca un incremento de precios de 5,4%. En agosto la cifra era de 5,3%.