17/06/2024
07:31 PM

'Popeye' busca seguir los pasos de Pablo Escobar en la política

  • 05 julio 2016 /

El exjefe de sicarios del 'Patrón del mal' sorprendió a Colombiar al anunciar que buscará un curul en el Congreso.

Bogotá, Colombia.

John Jairo Velásquez, alias 'Popeye', el ex jefe de sicarios del capo colombiano Pablo Escobar, sorprendió a Colombia al anunciar que quiere dedicarse a la política y convertirser en senador, al igual que los jefes de la guerrilla colombiana de las FARC que se desmovilizarían dentro de poco.

'Si 'Timochenko' va a tener curul, yo también tengo derecho. Yo pagué mis años de cárcel', dijo a los medios locales 'Popeye', quien quedó libre en 2014 tras purgar 24 años de prisión.

Velásquez se refirió a la situación de 'Timochenko', alias de Rodrigo Londoño, el máximo jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), grupo guerrillero que está a punto de firmar un acuerdo de paz con el Gobierno tras cinco décadas de confrontación con el Estado.

Según 'Popeye', si los jefes guerrilleros se dedicarán a la política y posiblemente tendrán escaños en el Congreso, él puede pretender lo mismo porque también se enfrentó al Estado y arregló sus líos con la Justicia.

El ex jefe del aparato terrorista del cartel de Medellín dijo hace unos días que su plan es someterse al sistema de justicia transicional que se aplicará en el marco del proceso de paz entre el Gobierno y las FARC, con el objetivo de terminar de arreglar sus problemas judiciales y poder ocupar un asiento en el Senado.

'Cuando la justicia transicional se haga en el país yo me voy a lanzar al Senado (...) Tengo muchas cosas por las que trabajar', dijo 'Popeye'. 'Tengo una fuerza muy grande en redes sociales, me he convertido en un activista político', agregó Velásquez , tras indicar que luchará 'contra la corrupción y a favor de los derechos de los presos'.

'Popeye' es considerado por los organismos de seguridad de Colombia como el jefe de sicarios de la banda criminal que dirigió Escobar, abatido por la policía en 1993, quien en los años 80 y 90 protagonizó una sangrienta 'guerra' contra el Estado mediante atentados terroristas contra múltiples blancos.

Escobar ocupó un escaño en el Congreso en los años 80, pero pasó a la clandestinidad cuando las acusaciones de que lideraba una banda criminal se hicieron irrefutables. Uno de los políticos que más lo encaró en el Congreso fue el entonces ministro de Justicia, Rodrigo Lara, quien en 1984 se convirtió en uno de los primeros funcionarios en ser asesinado por la banda mafiosa.