11/05/2022
10:55 PM

Más noticias

Papa llama al “diálogo” en una Navidad bajo la sombra de la pandemia

En su tradicional bendición Urbi et Orbi del día de Navidad, el sumo pontífice recordó a los fieles que en este tiempo se pone a prueba nuestra capacidad de relaciones sociales y el encontrarse.

Ciudad del Vaticano.

El papa Francisco pidió el sábado diálogo para contrarrestar la tendencia a cerrarse sobre sí mismo provocada por la pandemia de covid-19, que marcó por segundo año consecutivo la Navidad de miles de millones de personas.

En su tradicional bendición Urbi et Orbi del día de Navidad, el sumo pontífice recordó a los fieles congregados en la plaza de San Pedro que “en este tiempo de pandemia (...) se pone a prueba nuestra capacidad de relaciones sociales, se refuerza la tendencia a cerrarse, a valerse por uno mismo, a renunciar a salir, a encontrarse, a colaborar”.

“También en el ámbito internacional existe el riesgo de no querer dialogar, el riesgo de que la complejidad de la crisis induzca a elegir atajos, en vez de los caminos más lentos del diálogo”, añadió.

Además lea: Omar Bueso, el Santa Claus hondureño que regala alegría

Recordó las zonas del mundo azotadas por conflictos y también abordó las consecuencias económicas y sociales de la crisis sanitaria, que ensombrece la Navidad por segundo año consecutivo.

Francisco pidió que no se permita “que se propaguen en Ucrania las metástasis de un conflicto gangrenoso”, por las tensiones entre Kiev y Moscú, que hacen temer una escalada militar. Y recordó las tragedias “olvidadas” del conflicto en Yemen y Siria, que “ha provocado muchas víctimas y un número incalculable de refugiados”.

Y en Filipinas, además del covid, los fieles tenían que lidiar con los efectos del destructivo tifón que azotó la semana pasada este archipiélago del sureste asiático, dejando casi 400 muertos y decenas de miles de personas sin hogar.

La Navidad, bajo la sombra de la pandemia

El papa Francisco también se refirió a las consecuencias provocadas por la pandemia del Covid-19, que aunque en general ha sido más distendida que en 2020, la Navidad no se ha visto ajena a un aumento de infecciones, con mayor preocupación por la variante ómicron, lo que ha implicado una multiplicación de restricciones en numerosos lugares.