Londres, Reino Unido

Un equipo de artificieros se desplazó este jueves a una dirección próxima al centro de Mánchester por un paquete sospechoso que finalmente no era peligroso.

Los artificieros fueron a la calle Linby, a poco más de 2 kilómetros del ayuntamiento de la ciudad, todavía consternada por el atentado del lunes al final de un concierto, en el que murieron 22 personas y otras 59 resultaron heridas.

'Hubo una zona acordonada en (el barrio de) Hulme, no Trafford, como se había dicho inicialmente, en relación a un paquete sospechoso. Este se considera ahora seguro y se levantó el cordón', informó la policía en un comunicado.