Más noticias

Los 33 de Atacama cuentan los milagros de su rescate

Hoy se cumplen cinco años del colapso de la mina San José que dejó atrapados a 33 mineros.

Santiago de Chile.

A cinco años del derrumbe que los dejó 69 días atrapados en las profundidades de una mina en el desierto de Chile, los 33 mineros de Atacama recuerdan 'los milagros' que les permitieron volver a ver la luz tras su largo encierro a 700 metros de profundidad.

Precisamente patentaron la frase 'Los 33 del milagro', porque consideran que fue 'la fe en Dios' lo que les permitió salir con vida de la mina San José, que los sepultó bajo toneladas de roca.

Jorge Galleguillos, uno de los 33, recuerda como si fuera ayer el día del derrumbe, al igual que todos los días que entraba al yacimiento, se persignó frente a una imagen de la Virgen María. Cada turno, antes de descender, los trabajadores le pedían protección.

Aquel 5 de agosto, el jefe de turno, Luis Urzúa, revisó la hora. Era alrededor de la 13:40 horas. Acababa de sentir que la tierra se estremecía y escuchó un ruido inusual. A pesar de 'las señales' de la montaña siguió trabajando con el grupo de hombres para extraer oro y cobre. Minutos después el yacimiento colapsó 'tragándose' a los 33 obreros.

$!Foto: La Prensa

Justo cuando el expresidente Piñera daba por muertos a los mineros y planeaba erigir una gran cruz en monumento, una herramienta de perforación saliera de las profundidades con una nota adherida a ella. 'Estamos bien, en el refugio, los 33'. El mensaje conmovió al mundo.
'La fe es el alimento'

Los mineros alcanzaron a huir al fondo de la mina cuando empezó el derrumbe, y allí permanecieron en el llamado refugio, una especie de pequeña habitación de roca, con una mesa y un cajón que debía contener alimentos para que todos pudieran alimentarse al menos por dos días.

Pero la realidad era distinta a la teoría y sólo encontraron algunos paquetes de galleta, leche, y unas pocas latas de pescado. Al principio comieron a diario, pero al percatarse que el rescate demoraría, racionaron al máximo el alimento y hacia el final de esos 17 días de pesadilla, sólo comían una pequeña cucharada de pescado.

'Tienes que tener fe', dijo Galleguillos. 'Nunca puedes perder la fe. La fe es el alimento… la fe es la vida', menciona Galleguillos al evocar aquellos momentos. 'No hay palabras para seguir agradeciéndole a Dios', dijo a la CNN.

Después del rescate, los involucrados contaron que ocurrieron milagros inexplicables similares durante el tiempo que estuvieron bajo tierra y dijeron que Dios los había cuidado. Muchos dijeron que Dios había sido el minero número 34.

$!Foto: La Prensa

El rescate de los 33 mineros le dio la vuelta al mundo.
El poder de la oración

Urzúa, fue el primero al que escucharon cuando se hizo contacto verbal con los mineros. Sus primeras palabras fueron: 'estamos bien y con la esperanza de que nos rescaten'. A 5 años del derrumbe, el capataz afirma que no cree en la suerte, sino en la fe. 'El diablo no podía hacer nada porque Dios estaba presente', dijo.

El minero insigne recordó cuando uno de sus colegas enfermó. Dice que las oraciones de los otros mineros lo curaron. 'Oramos, oramos en frente de él', dijo. 'Al día siguiente estaba mejor que el resto de nosotros'.

Lea más: Cinco años después, ¿qué pasó con los 33 mineros chilenos?

Además: La película de 'Los 33' mineros de Chile te hará llorar

Ese poder de la oración se quedó con los mineros durante el tiempo que pasaron bajo tierra. 'Cuando rezamos, no rezábamos para que nos rescataran sino para que la gente de afuera no nos abandonara', dijo. Esa oración también obtuvo respuesta.

Con información de CNN.