26/09/2022
12:14 AM

Más noticias

Londres y Bruselas siguen 'muy alejados' en su negociación posbrexit

Ambas partes negocian desde marzo un acuerdo de libre comercio que debía regir sus relaciones a partir del 1 de enero e impedir el caos de una ruptura brutal.

Londres, Inglaterra.

El Reino Unido y la Unión Europea siguen 'muy alejados' en su difícil negociación comercial posbrexit pese a que el tiempo se agota, advirtió el martes el primer ministro británico, que debe viajar a Bruselas próximamente para intervenir en persona.

Los británicos salieron oficialmente de la UE el pasado 31 de enero, pero desde entonces se encuentran en un periodo de transición que termina dentro de tres semanas, cuando romperán lazos definitivamente con los 27.

Pero las negociaciones siguen chocando con tres grandes escollos: el acceso de los pesqueros europeos a las ricas aguas británicas, las garantías de competencia leal exigidas por la UE a Londres a cambio de un acceso a su mercado único y cómo resolver las diferencias en el futuro.

Tras semanas de intensos contactos de los equipos negociadores, ya solo una decisión política puede desbloquear la situación.

Puede leer: Colombia bordea las 38,000 muertes por covid y llega a 1,37 millones de casos

Boris Johnson y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, decidieron el lunes que deben verse en persona en Bruselas, aunque se desconoce aún qué día.

El martes, el primer ministro dijo 'mantener la esperanza'. 'Pero tengo que ser honesto con ustedes, la situación en este momento es complicada. Nuestros amigos tienen que entender que el Reino Unido ha abandonado la UE para ejercer control democrático', afirmó.

'Todavía estamos muy alejados', agregó en declaraciones a los periodistas.

¿Encuentro el miércoles?

Resta por saber cuándo viajará Johnson a Bruselas. Los líderes europeos tienen prevista una cumbre el jueves y viernes con una cargada agenda y fuentes diplomáticas señalaron el lunes que los países miembros preferían que la cuestión del Brexit estuviera zanjada cuando empiece la reunión.

Una fuente de la Comisión Europea apuntó que 'en principio' los dos jefes negociadores -el francés Michel Barnier y el británico David Frost- mantendrían contactos este martes para cumplir con la instrucción de sus superiores, de preparar 'un panorama de las divergencias' a ser discutido por Johnson y Von der Leyen.

Fuentes diplomáticas estiman que el encuentro podría ocurrir eventualmente el miércoles.

Johnson, cuyo padre fue funcionario europeo y eurodiputado, vivió en Bruselas en su adolescencia y después volvió a la ciudad como periodista.

Además: El agua comienza a cotizar en el mercado de futuros de Wall Street

Ahora regresa en un intento de último minuto de desbloquear la situación con un contacto personal como ya hizo a finales del año pasado con el controvertido acuerdo de divorcio que su predecesora, Theresa May, no lograba hacer aprobar por el parlamento británico.

Foto: La Prensa

Las negociones entre Bruselas y Londres para consolidar un acuerdo se ven bloqueadas por baches en temas como la gobernanza, la competencia económica y los derechos de pesca.
Antes de entrar en vigor, un eventual acuerdo tendría que ser ratificado por ambas partes, y altos dirigentes del Parlamento Europeo ya adelantaron que necesitan tiempo para revisar el texto antes de someterlo a votación, tal vez en una sesión extraordinaria entre Navidad y Nochevieja.

Sin acuerdo, los intercambios entre el Reino Unido y la UE se regirán a partir del 1 de enero por las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), lo que supone la introducción de cuotas y aranceles, un cuadro que puede deteriorar aún más economías ya debilitadas por la pandemia del coronavirus.

Algunos países europeos encabezados por Francia, a quien se sumaron otros como Holanda y España, están preocupados ante la posibilidad de que la presión para alcanzar un acuerdo pueda llevar a la Comisión Europea a hacer concesiones que no han sido consensuadas.

Esta visión quedó plasmada de forma meridiana la semana pasada, cuando un alto funcionario francés advirtió que París vetaría un acuerdo que no responda a las exigencias definidas por la UE y especificadas en el mandato dado a Barnier.