24/02/2024
01:07 PM

Mujer se arrepintió de casarse y empujó a su marido al precipicio

  • 25 julio 2023 /

Jordan Graham iba a la iglesia y creía en la virginidad hasta el matrimonio, pero se había arrepentido de casarse.

Montana, Estados Unidos

Jordan Graham fue condenada a 30 años de prisión después de confesar que empujó a su esposo Cody Johnson a un acantilado cuando estaban en una excursión en el Parque Nacional Glacier en Montana, Estados Unidos.

La joven pensó desde el primer día que lo conoció que él era el amor de su vida enviado por Jesucristo. Jordan y Cody iban a misa los domingos tomados de la mano y él siempre se comportaba con caballerosidad con su prometida.

Durante la etapa del noviazgo, los dos juraron respetar la castidad de la chica hasta la noche de bodas. Días después de su ansiado matrimonio, la joven estadounidense cambió de decision.

Ocho días después de la boda, la pareja fue a caminar por los acantilados en el Parque Nacional Glacier como parte de un viaje de fin de semana a la ciudad natal de Jordan.

Después del viaje, Jordan Graham volvió sola. Al día siguiente, informó que su marido había desaparecido. Ella no sabía que decir.

Cody Johnson y Jordan Graham. Foto tomada de elmundo.es

“Salió con amigos y nunca volvió”, le manifestó a la policía cuando fue interrogada. La policía emprendió una intensa búsqueda.

Jordan Graham participó en la búsqueda, pero parecía desinteresada, como si no quisiera encontrarse con la verdad.

Ella no sabía que decir, pero finalmente reveló que había empujado a Cody Johnson por un precipicio de 60 metros, ya que estaba arrepentida y quería dejar de ser una mujer casada.

Jordan Graham se había arrepentido de casarse y, según el relato que dio a los agentes de la policía, discutió con su marido. De todas maneras, Cody la invitó a ver la puesta de sol para calmar los ánimos.

Cuando Johnson la agarró del brazo mientras descendían por “una cornisa estrecha y peligrosa”, Graham “reaccionó instintivamente y lo empujó. Cody perdió el equilibrio y cayó en un charco de agua poco profundo”, de acuerdo con la información de los abogados de la joven.

Ella creó una cuenta en rede sociales con el nombre Tony y envió un mail a su dirección de correo electrónico legítima, escribiendo que Johnson “había ido de excursión, se había caído, estaba muerto y que la búsqueda debía ser cancelada”.

Al final Jordan guió la búsqueda en el parque nacional, donde “encontró” el cuerpo de Johnson justo en el lugar en el que tuvo el último contacto con su esposo.

Nueve meses después del crimen, Jordan Graham fue condenada a 30 años de prisión,.