01/03/2024
07:10 PM

Primera dama de Honduras visita albergues de niños en México

Ana García de Hernández recorre el país azteca constatando situación de compatriotas.

Tapachula, México.

El Gobierno de Honduras intenta desalentar la emigración de sus connacionales, principalmente de menores no acompañados, con operativos de fuerzas especiales de la Policía Nacional Civil (PNC) en su frontera con Guatemala y la implementación de programas gubernamentales que permitan mejorar su calidad de vida, aseveró la primera dama Ana García de Hernández.

García inició un recorrido por esta frontera sur para conocer la situación que atraviesan sus compatriotas en su tránsito hacia Estados Unidos.

Se hizo acompañar de la presidenta del Desarrollo Integral para las Familias (DIF) de Chiapas, Leticia Coello de Velasco, con quien recorrió los albergues para niños migrantes no acompañados, donde se entrevistó con los hondureños y conoció la operación de estos. De igual forma, visitó la instalación de la Estación Migratoria Siglo XXI, lugar donde se concentra a los migrantes, en su mayoría hondureños, para el proceso de repatriación a sus países de origen, donde la primera dama de Honduras escuchó de sus compatriotas las causas que provocan el abandono de su país.

Indicó que México es el país que más migrantes hondureños expulsa.

“Se han repatriado a más de 25 mil hondureños adultos y más de 5,400 menores no acompañados”.

Por último, la esposa del presidente de Honduras se entrevistó con los migrantes que se encontraban en el albergue Belén, a quienes preguntó las razones por las que salieron del país.

La primera dama reconoció que una de las principales causas por la que miles de hondureños huyen del país es la violencia que generan grupos del crimen organizado como las maras y el narcotráfico.

Además, la falsa información que coyotes o polleros dan a quienes tienen la intensión de emigrar, ya que les dicen que si van con un menor podrán tener beneficios migratorios en Estados Unidos.

Dijo que el gobierno de Juan Orlando Hernández busca erradicar los problemas de la emigración con operativos de combate al crimen organizado, como la extradición de los implicados y la incautación de bienes, aunque reconoció que llevará tiempo.