Más noticias

Hondureño sobrevivió a Los Zetas antes de morir en accidente en EEUU

Reinaldo Amaya, de 24 años de edad, emigró hacia Estados Unidos, adonde murió en un accidente de tránsito en Tennesse.

San Pedro Sula, Honduras.

Un migrante hondureño murió en Estados Unidos después de librar una feroz lucha por sobrevivir en México, secuestrado por un grupo criminal de aquel país.

La familia de Reinaldo Amaya, un joven de 24 años de edad, que emigró hacia Estados Unidos vía terrestre, llora su muerte en Estados Unidos, en un accidente de tránsito ocurrido durante los últimos días.

Puede leer: Guatemala detiene a 54 migrantes haitianos en furgón y los envía a Honduras

Originario de Santa María del Real, Olancho, Amaya cruzó ilegalmente hacia Estados Unidos, a través de la frontera con México, pero antes de perder la vida en el fatídico accidente, vivió una pesadilla en México, secuestrado por Los Zetas.

Esta organización criminal, que opera especialmente en el norte y occidente de México, se dedica a actividades relacionadas al tráfico de drogas, además del secuestro de migrantes. Los centroamericanos que atraviesan ese territorio son las principales víctimas.

Amaya, secuestrado por Los Zetas, fue liberado tras exigir una alta suma de dinero a sus familiares. Prosiguió su camino hacia Estados Unidos, logrando cruzar la peligrosa frontera.

“Él logró llegar allá (a Estados Unidos). Estaba trabajando cerca de Tennesse (estado estadounidense)”, relató, entre lágrimas, Marcelino Amaya, padre del joven hondureño, en declaraciones al informativo Hoy Mismo.

Además: Hallan hacinados a 86 migrantes en un camión en México

Reinaldo Amaya murió en un accidente de tránsito en el que fue la única víctima mortal. Conducía una camioneta Chevrolet Tahoe por una carretera interestatal, reportaron medios locales. El hecho ocurrió el 18 de octubre en Lonoke County.

Este martes está previsto el arribo del cuerpo del hondureño. Su repatriación ha sido esperada por su familia y vecinos de la localidad olanchana. Sus familiares indicaron que lo recibirán con una caravana para acompañarlo hasta el cementerio, adonde le darán cristiana sepultura.