Ciudad de México.

El huracán Bonnie, de categoría 1 y que dejó tres muertos en Centroamérica, bordeaba este lunes las costas del sureste de México ocasionando intensas lluvias, informaron el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos y la autoridad meteorológica local.

Además de una intensificación de las precipitaciones en el Pacífico mexicano, el NHC previó un “fortalecimiento” del ciclón a mediados de esta semana, según comunicado.

El huracán se localizaba 250 km al sur-sureste de Puerto Ángel (estado de Oaxaca) y se desplazaba hacia el oeste-noroeste a 30 km/h, con vientos de 130 km/h y rachas de 155 km/h, indicó el NHC en su reporte de las 14H00 GMT.

“Hoy (lunes) el huracán Bonnie se desplazará paralelo a las costas de los estados de Guerrero y Oaxaca” provocando “lluvias intensas” de hasta 150 mm y oleajes de hasta cinco metros en esa región, señaló a su vez el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Ante el paso del meteoro, el gobierno de Guerrero suspendió las clases escolares de este lunes en varios municipios.

Bonnie salió el sábado al Pacífico como tormenta tropical tras tocar tierra la noche del viernes, en la misma categoría, cerca de la frontera entre Nicaragua y Costa Rica.

La noche del domingo Bonnie alcanzó la categoría 1, de 5 en la escala de Saffir-Simpson, cunado se hallaba a 285 km de Bahías de Huatulco, Oaxaca, indicó el SMN.

De acuerdo con un saldo preliminar de autoridades de Centroamérica, el fenómeno dejaba hasta el domingo al menos tres muertos en Nicaragua y El Salvador, cientos de desplazados por el desbordamiento de ríos, viviendas inundadas y caída de árboles.

Vea: La efímera tormenta Colín se disipa sobre Carolina del Norte

Bonnie es el tercer huracán de la temporada 2022 en el Pacífico mexicano.

México sufre cada año el embate de ciclones tropicales tanto en su costa pacífica como atlántica, habitualmente entre mayo y noviembre.

En octubre de 1997, el huracán Paulina impactó la costa del Pacífico mexicano como huracán 4 dejando más de 200 muertos, siendo los estados de Oaxaca y Guerrero los más afectados.