Río de Janeiro, Brasil.

El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva irá a juicio por intentar obstruir las investigaciones de un megaesquema de corrupción en Petrobras, dijeron el viernes fuentes del juzgado y la fiscalía.

'La causa es por obstrucción de la justicia' en el marco de la investigación conocida como 'Operación Lava Jato', dijo una portavoz de la fiscalía de Brasilia.

Esas acusaciones fueron aceptadas a trámite por el juez federal Ricardo Leite y afectan a Lula, al exsenador del Partido de los Trabajadores (PT) Delcidio Amaral, y a su asesor Diogo Ferreira, al banquero André Esteves, al empresario José Carlos Bumlai y a su hijo Mauricio Bumlai, y al abogado Edson Ribeiro, confirmó el tribunal.

Es la primera vez que el histórico líder de la izquierda brasileña irá a juicio en relación al megaescándalo que defraudó a Petrobras durante una década, a un costo de más de 2.000 millones de dólares, para beneficiar a decenas de políticos, empresarios y funcionarios de la petrolera.

Lula también es investigado por haberse beneficiado de presuntos pagos de empresas constructoras que obtenían contratos en Petrobras a cambio de sobornos.

En la misma decisión, el juez federal Ricardo Leite aceptó la denuncia de la fiscalía por obstrucción de la justicia contra otras seis figuras involucradas en el caso, entre ellas el prominente banquero André Esteves (expresidente del BTG Pactual), el empresario ganadero y amigo de Lula José Carlos Bumlai y el exlíder del Partido de los Trabajadores (PT) en el Senado Delcidio do Amaral.

'Lula ya esclareció al procurador general de la República, en una declaración, que jamás interfirió o intentó interferir en declaraciones relativas a Lava Jato', señaló en una nota el estudio de abogados Teixeira, Martins & Abogados, que representa al exmandatario que gobernó Brasil de 2003 a 2010.

Lula presentó el jueves una demanda al Comité de derechos humanos de la ONU en Ginebra para denunciar 'abusos de poder' en su contra, anunciaron sus abogados en Londres.