Washington, Estados Unidos.

Estados Unidos alcanzó la cifra de 1,203,502 casos confirmados de COVID-19 y la de 71,022 muertos, de acuerdo al recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance entregado a las 20,00 hora local del martes, es de 24,596 contagios más que hace 24 horas y de 2,333 nuevas muertes.

LEA MÀS: Pekín dice que Pompeo no tiene pruebas de que el coronavirus salió de laboratorio chino

Del total de casos confirmados se han recuperado 189,791, por lo que siguen activos 942,690.

CORONAVIRUS EN NUEVA YORK

Pese a que las cifras han bajado en los últimos días, el estado de Nueva York sigue siendo el gran epicentro de la pandemia en Estados Unidos con 321,192 casos confirmados y 25.073 fallecidos. Solo en la ciudad de Nueva York han muerto 19,107 personas.

A Nueva York le siguen la vecina Nueva Jersey con 130.593 casos confirmados y 8.244 fallecidos, Massachusetts con 70,271 positivos por coronavirus y 4,212 muertos y el estado de Illinois, que ha reportado 65.889 positivos y 2.834 decesos.

LEA MÀS: La región de Washington DC, nuevo semillero del coronavirus en EEUU

Otros estados con un gran número de fallecidos son Michigan con 4.183, Pensilvania con 3.165 y Connecticut con 2.633.

El balance provisional de fallecidos -71.022- sigue por debajo de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes; pero ha superado ya los cálculos más optimistas que hizo 'a posteriori' el presidente, Donald Trump, de entre 50.000 y 60.000 fallecidos.

El domingo pasado el presidente reconoció que el total será de entre 75.000 y 100.000, al mismo tiempo que defendió la decisión de múltiples estados de eliminar gradualmente las medidas de confinamiento.

LEA MÀS: EEUU en alerta por invasión de un insecto letal asiático en medio del coronavirus

En una entrevista este martes a ABC, Trump admitió que 'es posible que haya algunas (muertes al reabrir el país) porque la gente ya no estará encerrada'.

Además, Trump también confirmó este martes que planea desmantelar su equipo de respuesta al COVID-19 a finales de mes, lo que dejará al Gobierno sin su sala de crisis cuando los expertos advierten que el número de muertes por coronavirus en el país podría duplicarse hasta agosto.