Washington, Estados Unidos.

Pese a que el Gobierno de Donald Trump ha detenido a un mayor número de inmigrantes que el de su predecesor, Barack Obama, en la misma franja de tiempo, las deportaciones de indocumentados cayeron a su cifra más baja del año fiscal en curso, en junio pasado.

Según un reporte del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), EUA deportó a 14,283 ilegales en los últimos 30 días, esa es la cifra más baja de los últimos 9 meses.

El promedio diario de expulsiones bajo la administración del magnate se cierne en 573 personas, en comparación con las 923 del Gobierno de Obama, que expulsó a más de 2 millones de indocumentados durante sus dos periodos en la Casa Blanca.

Sin embargo, pese a que Trump deporta a menos personas, las detenciones se han disparado en un 38%, con 13,085 inmigrantes arrestados en los últimos seis meses.

Según el director del ICE, Thomas Homan, la acumulación de casos en las cortes de migración está deteniendo el proceso de expulsiones, por lo que el Gobierno busca acelerar las deportaciones expeditas para sacar de su país a los detenidos. Expertos advierten que de aprobarse esta medida, las expulsiones aumentarán considerablemente en los próximos tres meses.

Milagro

En tanto, las autoridades migratorias han calificado como un “milagro” de Trump la caída en el número de detenciones de inmigrantes en la frontera con México.

“Tras seis meses (de presidencia de Trump) estamos viendo nada menos que milagros”, dijo el presidente del sindicato de la Patrulla Fronteriza, Brandon Judd.

Las detenciones en la frontera, que son consideradas como el mejor termómetro del cruce de indocumentados a EUA, han caído en un 50% este año, en comparación con 2016.

Según datos de la Oficina de Inmigración y Aduanas (CBP), las aprehensiones en la línea fronteriza registraron una disminución del 53% en junio pasado en comparación con el mismo mes de 2016.