TEMAS DESTACADOS:

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró ayer ante una organización hispana reunida en Las Vegas (Nevada) que la Administración de Barack Obama luchará hasta el final para conseguir la aprobación de una reforma migratoria integral.

'Es la pelea de nuestras vidas', declaró, al tiempo que aseguró que 'lo que hace realmente único' a Estados Unidos es, precisamente, la inmigración. 'Hemos estado en muchas peleas antes, pero francamente, ésta es la pelea de nuestras vidas. Es la más importante', aseguró Biden durante el banquete de entrega de los Premios de la Juventud y Jóvenes Adultos, otorgados en el marco de la convención anual de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), una de las organizaciones de derechos civiles mayores y más antiguas del país.

'Hay mucho en juego para la comunidad latina y para todo el país', sostuvo el dirigente. 'Hace mucho que debemos proporcionar un camino justo a la legalización y la ciudadanía para esos 11 millones de indocumentados. La gente sabe que la inmigración es la sangre vital de este país. Lo que hace realmente único a Estados Unidos no es sólo su Constitución, sino la permanente regeneración de energía, cultura y determinación que llega con cada flujo de inmigrantes', agregó.

El vicepresidente recordó que la comunidad hispana desempeña ya un papel fundamental a la hora de determinar el futuro de Estados Unidos y que, a pesar de que históricamente cada oleada inmigrante ha recibido hostilidades por parte de grupos reducidos, el país siempre se ha beneficiado de las contribuciones de esa población.

'América siempre ha recibido al inmigrante con los brazos abiertos', recalcó. Biden hizo hincapié en que hay más de 50 millones de hispanos en el país y que el 25 por ciento de la población estudiantil estadounidense es de origen latino. Esta comunidad compone, asimismo, el 17 por ciento del total de estudiantes universitarios.

'La pregunta que nos debemos plantear no es qué puede hacer la reforma migratoria por la comunidad hispana, sino qué puede hacer por América', afirmó Biden ante los aplausos de unos 1.000 miembros de la organización, puestos en pie en uno de los salones del hotel Caesar's Palace. 'La respuesta es clara: puede y será importante para Estados Unidos', subrayó.

A continuación enumeró las cifras que maneja la Oficina del Presupuesto del Congreso (CBO) de lograrse la aprobación de la reforma migratoria. Biden explicó que reduciría el déficit en 197.000 millones de dólares en los próximos 10 años, mientras que el PIB aumentaría un 3,3 por ciento en la próxima década.

'Es hora de cerrar el debate. Hay que aprobar esta legislación y cuando lo hagamos, prometo que habrá un impacto en la transformación del futuro de esta nación. Las lágrimas serán reemplazadas por esperanza. Démosle una oportunidad a esa gente para ser tratados como unos estadounidenses decentes más', apuntó. EFE