28/11/2022
06:48 AM

Más noticias

Una latina entre las favoritas de Trump para sustituir a Ruth Bader en el Supremo

Barbara Lagoaa es la hispana que podría llenar la vacante dejada por Ruth Bader Ginsburg en el Tribunal Supremo de EEUU.

Washington, Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó este fin de semana que espera nominar la próxima semana a su candidato para ocupar la vacante dejada por la jueza Ruth Bader Ginsburg en el Tribunal Supremo, y que seguramente será una mujer.

'Puedo ver que lo más probable es que sea una mujer. Si alguien me preguntara ahora, diría que una mujer en primer lugar. La elección de una mujer diría que sería ciertamente apropiado', apuntó Trump a los periodistas en la Casa Blanca antes de partir hacia Carolina del Norte.

Preguntado sobre el momento en que presentará a su nominado al Supremo, el presidente respondió: 'Creo que la elección será la próxima semana'.



Trump indicó que tiene una lista de unas 45 personas para elegir.

Jueza latina

Los periodistas le preguntaron sobre dos juezas, la latina Barbara Lagoa y Amy Coney Barrett, dos magistradas que Trump ha dicho que le gustan al líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, a lo que el mandatario respondió que 'ambas son muy respetadas'.

Lagoa, es una cubanoamericana de Florida cuyos padres huyeron del régimen de Fidel Castro hace cinco décadas. La influyente jueza a relatado cómo su padre deseaba ser abogado pero se vio obligado a abandonar su sueño por los obstáculos que el líder comunista puso en la isla.

Su nominación tiene el potencial de ayudar a Trump políticamente en Florida, uno de los estados clave para ganar las elecciones.

De ser nominada y pasar su confirmación en el Senado, Lagoa sería la segunda hispana en llegar a la Corte Suprema, después de la jueza Sonia Sotomayor, quien fue nominada en el 2009 por el presidente Barack Obama.

Barbara Lagoa tiene 52 años, con una vasta experiencia en la Corte Suprema de Florida y en diferentes cortes de apelaciones intermedias en ese estado.

Trump también fue cuestionado por el hecho de que vaya a presentar un nominado al Supremo antes de las elecciones del próximo 3 de noviembre, cuando los republicanos bloquearon que el expresidente Barak Obama lo hiciera en 2016 antes de los comicios de ese año.

'Eso es consecuencia de perder unas elecciones', señaló Trump.

Horas antes el mandatario había instado en Twitter a los republicanos a cubrir 'sin demora' la vacante dejada en el Tribunal Supremo por Bader Ginsburg, que falleció el viernes a los 87 años.

Dirigiéndose al Partido Republicano, Trump tuiteó: 'Se nos ha puesto en una posición de poder e importancia para tomar decisiones por la gente que nos eligió con orgullo, de las que la más importante ha sido considerada durante largo tiempo la selección de los jueces del Tribunal Supremo de EEUU ¡Tenemos esta obligación, sin demora!'

El fallecimiento de la jueza ha desatado un pulso entre republicanos y demócratas sobre la búsqueda de un sustituto, un asunto que cambiará radicalmente la dinámica de la campaña para las elecciones presidenciales.

El Tribunal Supremo de EEUU está compuesto por nueve magistrados con puestos vitalicios que tienen el poder de cambiar las leyes del país durante décadas. Hasta el fallecimiento de Bader Ginsburg, el alto tribunal contaba con 5 magistrados conservadores y 4 progresistas.

Los jueces son nombrados por el presidente y tienen que ser confirmados por el Senado.

Para la derecha cristiana, el Tribunal Supremo es un asunto central y, por eso, este mismo mes, Trump renovó su promesa de nombrar a jueces que se opongan al aborto y prometan proteger el derecho a portar armas.

Vea: Muerte de Ruth Bader Ginsburg sacude las elecciones presidenciales de EEUU

Poco después del anuncio de la muerte de Bader Ginsburg, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, publicó un comunicado en el que se comprometió a someter a voto al candidato que Trump seleccione para la corte.

Por su parte, el candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, consideró anoche que el presidente de EEUU que salga elegido en las urnas el 3 de noviembre deber ser quien elija a un sustituto para Bader Ginsburg.