22/02/2024
10:07 PM

Atribuyen secuestro al ELN en medio de pláticas de Paz

  • 17 febrero 2017 /

El grupo guerrillero es señalado también con la voladura de un oleoducto en el noreste de Colombia

Bogotá, Colombia

El ELN, última guerrilla activa de Colombia y en negociaciones de paz con el gobierno, secuestró al padre de un alcalde y voló un oleoducto en el noreste del país, indicó el Ejército este viernes, subrayando el 'daño' que actos así hacen a las pláticas.

'Estamos reportando dos hechos de terrorismo del ELN en el Catatumbo', dijo a periodistas el general Alberto Mejía, comandante del Ejército, al informar sobre el secuestro de Cristo Contreras, padre de Edwin Contreras, alcalde del municipio El Carmen (Norte de Santander) y de la explosión de un tramo de un oleoducto en esa misma zona fronteriza con Venezuela.

Cristo Contreras desapareció el jueves de su finca en el corregimiento Guamalito, cuando fue sacado del lugar por desconocidos, mientras la explosión del oleoducto Caño Limón-Coveñas se produjo el miércoles por la noche, indicaron fuentes oficiales.

Mejía destacó la pérdida de 'legitimidad' que estas acciones producen en los diálogos de paz, iniciados la semana pasada con miras a poner fin a un conflicto armado de más de medio siglo.

'Estos mensajes le hacen mucho daño al proceso', señaló. 'El gobierno tiende la mano y responden de esta manera', agregó.

Colombia's ELN guerrilla member Pablo Beltran (L) speaks next to Ecuadorean government representative Juan Meriguet (C) and Colombia'a government representative Juan Camilo Restrepo, during a press conference in Quito on February 16, 2017.Colombia's government condemned an attack attributed to ELN guerrillas that left two wounded soldiers, before the start of the press conference in the framework of the peace talks between both parts that began in Ecuador last February 7. / AFP PHOTO / JUAN RUIZ

Los incidentes podrían afectar las pláticas de paz que actualmente se conducen en Ecuador entre el ELN y el gobierno colombiano.
El gobierno de Juan Manuel Santos y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), último grupo insurgente activo tras la paz con las FARC, lanzaron el 7 de febrero en Quito una mesa formal de conversaciones para acabar más de medio siglo de conflicto armado, retrasada desde octubre porque los rebeldes mantenían rehén al excongresista Odín Sánchez.

La víspera, en su primera declaración sobre el avance de los debates, las partes informaron de 'un primer acuerdo' para crear dos sub-mesas de trabajo: una para tratar la participación de la sociedad en la negociación y otra que discutirá acciones humanitarias, entre otras la disminución de la intensidad del conflicto.

'Cada atentado (...) es un hecho que en vez de acercar, aleja y, en vez de facilitar, dificulta la llegada a una situación de cese al fuego bilateral', dijo entonces el jefe negociador del gobierno, Juan Camilo Restrepo.

Más temprano el jueves, Restrepo había repudiado en Twitter un ataque que dejó dos soldados heridos por un artefacto explosivo el martes por la noche en la vía Bogotá-Villavicencio (centro), y que las fuerzas militares también atribuyeron al ELN.