27/06/2022
06:05 AM

Más noticias

Salvador Ramos, autor de masacre en Texas, amenazaba con tiroteos y violaciones en redes sociales

Usuarios de la red social Yubo describieron a Ramos, de 18 años, como habitualmente agresivo y amenazante, especialmente contra las mujeres.

El atacante de la escuela de Texas que mató a 19 niños y 2 maestras, Salvador Ramos, amenazó en varias ocasiones por las redes sociales con cometer tiroteos y violar a chicas, pero la mayoría de usuarios no le hicieron mucho caso al considerarlo poco creíble.

Medios estadounidenses como el Washington Post, Fox News o la CNN publicaron este sábado testimonios de decenas de usuarios de redes sociales, sobre todo de la de vídeos en directo Yubo, que describieron a Ramos, de 18 años, como habitualmente agresivo y amenazante, especialmente contra las mujeres.

LEA: Salvador Ramos: de víctima de bullying a autor de masacre en escuela

Todos estos testigos son adolescentes, el público principal de Yubo, y explicaron que algunos usuarios de la red social ya se referían en tono jocoso a Ramos antes del incidente como “el atacante de escuelas de Yubo”, por su posado sombrío y sus comentarios violentos.

Escena de la matanza: Ramos fue captado cuando ingresaba a una escuela de la ciudad de Uvalde, fronteriza con México, armado con un fusil y una pistola con los que asesinó fríamente a 19 niños y dos maestras.

Sin embargo, muchos de los internautas optaron por no denunciarlo, al considerar que sus palabras no desentonaban en exceso con las de otros usuarios adolescentes en las redes y percibirlo por tanto como poco creíble.

ADEMÁS: Salvador Ramos, el adolescente latino sospechoso de la masacre en Texas

Pese a que algunos usuarios sí alertaron a Yubo de las amenazas de Ramos, su cuenta permaneció abierta. Yubo tiene unos 60 millones de usuarios en todo el mundo, en su práctica totalidad menores de 25 años, y muchos de ellos, adolescentes.

El martes, el día del tiroteo, Ramos envió un mensaje privado a uno de sus contactos de Facebook en que le avisaba de que iba a disparar a su abuela; otro más tarde en que explicaba que ya lo había hecho, y un tercero en que le anunciaba que iba a disparar contra una escuela, todos ellos en un intervalo de menos de media hora.