Hondureño en Texas contrató a un sicario para matar a su suegra y a su cuñado en El Paraíso

Santos Orellana Hernández (47) le dijo a su entonces esposa que la haría "llorar lágrimas de sangre", después de haberle pedido el divorcio.

Foto ilustrativa de archivo/referencial
Foto ilustrativa de archivo/referencial

Texas, Estados Unidos

Un hondureño residente en Port Arthur, una ciudad ubicada al este de Houston, Texas, contrató a un sicario para que matara a su suegra y a su cuñado, quienes vivían en aldea Las Lomitas de El Paraíso.

Santos Orellana Hernández (47) se declaró culpable de pagarle al sicario Gustavo Ramíres en Honduras para que matara a los familiares de su entonces esposa, Edith Argueta Vásquez, con quien residía en Port Arthur.

El hondureño le ofreció unos 8,000 dólares para que mataran a los dos familiares de la que sería meses después su expareja.

De acuerdo con las investigaciones de las autoridades, el sicario Gustavo Ramíres debía cometer el asesinato una vez se concretara el divorcio de Santos Orellana Hernández y tendría que presentar fotografías como prueba.

Futura exesposa

Según información presentada en el tribunal, de enero a marzo de 2020, Orellana Hernández solicitó el asesinato de dos familiares de su futura exesposa, que buscaba el divorcio de Orellana Hernandez en el condado de Jefferson, Texas.

Según los informes, Orellana Hernández le dijo a Edith Argueta Vásquez que la haría "llorar lágrimas de sangre".

El hondureño ordenó a Ramires que realizara los asesinatos a partir del 21 de abril de 2020, fecha en la que el divorcio sería definitivo.

Además, se le ordenó a Ramires que proporcionara pruebas fotográficas de los asesinatos antes de recibir el pago.

El hondureño fue acusado formalmente por un gran jurado federal el 20 de mayo de 2020 y puesto bajo custodia federal.A principios de junio, mientras estaba encarcelado, Orellana Hernández conspiró con otra persona para intimidar a Edith Argueta Vásquez en un intento de hacerla retirar la acusación de asesinato a sueldo.

El 4 de noviembre de 2020, el gran jurado emitió una acusación de reemplazo que agregó los cargos de manipulación de testigos.

Santos Orellana Hernández enfrenta hasta 20 años en una prisión federal.

El FBI actuó

Santos Orellana Hernández se declaró culpable ante el juez federal de distrito Thad Heartfield del uso de instalaciones comerciales interestatales en la comisión de asesinato a sueldo, manipulación de un testigo mediante intimidación y amenazas, y conspiración para cometer manipulación de testigos.

“La seguridad pública en el Distrito Este de Texas se ve reforzada por las excelentes asociaciones que tenemos entre las fuerzas del orden público locales y federales. En este caso, tan pronto como el Departamento de Policía de Port Arthur se enteró del complot del acusado para matar a los familiares en Honduras, se coordinó con el FBI, que actuó rápidamente para evitar cualquier derramamiento de sangre ”, dijo el fiscal federal interino Nicholas J. Ganjei.

“También felicitó el tremendo trabajo del equipo de investigación y fiscalía, que voló a Honduras para entrevistar a testigos y preparar el caso penal contra el señor Orellana Hernández. Gracias al excelente trabajo de las fuerzas del orden en este asunto, se salvaron vidas ", indicó.

La Prensa