Policía francesa desmantela red de prostitución que explotaba mujeres rumanas y colombianas

La investigación inició en junio de 2020 cuando dos prostitutas colombianas se escaparon del apartamento de Montpellier donde estaban retenidas.

las mujeres venían de Colombia, Paraguay y la República Dominicana atraídas a Europa con la promesa de un trabajo, pero eran enviadas a apartamentos alquilados en toda Francia. Foto referencial
las mujeres venían de Colombia, Paraguay y la República Dominicana atraídas a Europa con la promesa de un trabajo, pero eran enviadas a apartamentos alquilados en toda Francia. Foto referencial

París, Francia

Una amplia red de prostitución rumano-colombiana, basada parcialmente también en la ciudad española de Barcelona y que explotaba a mujeres en toda Francia, fue desmantelada el martes tras ocho meses de investigación, informó el jueves la policía francesa.

Las policías de los respectivos países afectados detuvieron a tres hombres en Montpellier y Perpiñán (suroeste de Francia), a ocho en España, a uno en Italia y a otro en Rumanía, señaló Elvire Arrighi, jefa de la Oficina Central francesa de Represión de la Trata de Seres Humanos (OCRTEH).

Se han identificado 33 víctimas, sudamericanas y rumanas de entre 20 y 40 años, "pero se estima que debe haber muchas más", añadió.

LEA: Meghan arremete contra la Reina Isabel: Sigue diciendo falsedades sobre mí

La investigación inició en junio de 2020 cuando dos prostitutas colombianas se escaparon del apartamento de Montpellier donde estaban retenidas.

Denunciaron ante la policía a su carcelero, un marroquí que resultó trabajar para dos redes de prostitución.

La primera red, con sede en Rumanía, explotaba a seis mujeres en hoteles del sur de Francia. La segunda, mucho más grande y dirigida por colombianos, hacía trabajar a estas mujeres en varios lugares de Francia.

ADEMÁS: Hombre hiere a ocho personas en ataque terrorista en Suecia

Según la misma fuente las mujeres venían de Colombia, Paraguay y la República Dominicana atraídas a Europa con la promesa de un trabajo, pero eran enviadas a apartamentos alquilados en toda Francia.

Los proxenetas se encargaban desde Cataluña (noreste de España) de estos alquileres a corto plazo y gestionaban "unas cuarenta líneas telefónicas" a través de las cuales concertaban citas tras publicar anuncios en páginas de Internet.

La Prensa