Papa Francisco sorprende con visita a superviviente del Holocausto

Francisco quiso conocer de cerca la historia de la escritora Edith Bruck, por lo que se dirigió a la vivienda de esta, sin que medios de comunicación se enteraran.

Bruck relató a Francisco I cómo su familia fue despojada durante el Holocausto en Hungría.
Bruck relató a Francisco I cómo su familia fue despojada durante el Holocausto en Hungría.

Roma, Italia.

El papa Francisco ha visitado este sábado por sorpresa a la poetisa hebrea de origen húngaro y sobreviviente del holocausto Edith Bruck en su casa de Roma, informó hoy el Vaticano en una nota.

Puede leer: ¿Cuándo irán los humanos a marte?

La visita se produjo en torno a las 16.00 horas (15.00 GMT), cuando el papa se acercó a la casa de Bruck situada en el pleno centro de la capital y desató la sorpresa de la gente que paseaba en ese momento por la zona, que no dudó en aplaudirle y sacarle fotos.

El papa y Bruck conversaron durante una hora de la experiencia de la escritora como superviviente del holocausto.

FOTOS: Sin comida, agua y electricidad: Texas sufre los estragos de segunda tormenta invernal

También evocaron los "miedos y esperanzas para el tiempo que vivimos, subrayando el valor de la memoria y el papel de los ancianos en su transmisión hacia los más jóvenes", explicó en una nota el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni.

El diario vaticano "L'Osservatore Romano" la había entrevistado en enero con motivo del Día de la Memoria y el papa quedó impresionado por su testimonio, por lo que este sábado decidió conocerla, informa por su parte el portal de noticias vaticanas Vatican News.

VIDEO: Médicos mexicanos atienden gratis y en casa a enfermos pobres de covid-19


En la reunión estuvo presente el director de "L'Osservatore Romano", Andrea Monda.

En la entrevista al diario vaticano, Bruck describió cómo fue arrancada junto con sus padres y hermanos de la casa del pueblo rural donde vivía y cómo un hombre que no era hebreo le regaló una carreta de víveres para ayudar a los judíos perseguidos.

También rememoró su época de trabajo en el campo de concentración de Dachau, donde tenía que cavar trincheras y donde en una ocasión un soldado alemán le lanzó su cazo para lavar, "pero en el fondo había dejado un poco de mermelada" para ella, o aquel otro episodio en el que una cocinera alemana le dejó un peine para que se colocara su pelo recién crecido, momentos después de darse cuenta de que se llamaba como su hija, cuenta Vatican News.

La Prensa