EE.UU. ve "ilegítimas" elecciones en Venezuela y seguirá respaldando a Guaidó

Un portavoz del Departamento de Estado estadounidense confirmó a EFE que Washington seguirá reconociendo al presidente interino Guaidó después del 5 de enero

El gobierno de Estados Unidos reconoce al jefe de la Asamblea, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela.
El gobierno de Estados Unidos reconoce al jefe de la Asamblea, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela.

Washington, Estados Unidos

El Gobierno de EE.UU. tachó este jueves de "ilegítimas" las elecciones legislativas del domingo en Venezuela, pidió a la comunidad internacional que no permita al chavismo "robar" los comicios y aseguró que seguirá reconociendo a Juan Guaidó como presidente venezolano en enero.

Un portavoz del Departamento de Estado estadounidense confirmó a EFE que Washington "seguirá reconociendo al presidente interino Guaidó después del 5 de enero", cuando tomará posesión la nueva Asamblea Nacional (AN, Parlamento) surgida de estos comicios.

La oposición venezolana que controla ahora el Parlamento y que encabeza Guaidó no postuló aspirantes a estas elecciones por considerarlas fraudulentas, lo que implica que el líder opositor, reconocido como presidente por EE.UU. y medio centenar de países, perderá su escaño tras los comicios.

"La comunidad internacional no puede permitir que (el presidente Nicolás) Maduro, que está en el poder ilegalmente porque robó las elecciones de 2018, gane al robar unas segundas elecciones", dijo a Efe el portavoz, que pidió el anonimato.

La fuente del Departamento de Estado tachó de "fraudulentas" e "ilegítimas" las elecciones del domingo, y aseguró que "no cumplen ningún estándar mínimo de credibilidad".

"Todo, desde el calendario electoral, hasta el software sin transparencia, a la aprehensión ilegal de los nombres de los partidos políticos y sus logos en las papeletas, convierten el ejercicio en una farsa", y "Estados Unidos rechaza ese proceso", agregó.

El objetivo del presidente venezolano, Nicolás Maduro, continuó la fuente, es "instalar a una Asamblea Nacional cómplice, una marioneta, que solo le responda a él, y destruir la única institución democrática que queda en el país que represente de verdad al pueblo venezolano".

"La integridad electoral ha disminuido cada año durante la última década. Este proceso fraudulento del 6 de diciembre es la peor versión hasta ahora: no tiene credibilidad", indicó el portavoz.

"Ni Maduro ni la Asamblea Nacional fraudulentamente electa representarán la voz legítima del pueblo venezolano, que debería expresarse a través de elecciones libres y justas", concluyó la fuente.

La declaración del Departamento de Estado deja claro que el Gobierno del mandatario saliente estadounidense, Donald Trump, seguirá considerando a Guaidó como presidente interino de Venezuela incluso después de que pierda su asiento en la AN.

Sin embargo, a Trump, que ha sido uno de los aliados más fieles de Guaidó, solo le quedarán quince días en el poder cuando tome posesión el nuevo Parlamento venezolano, pues el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, llegará al poder el 20 de enero.

Aunque Biden ha dejado clara su oposición a Maduro y no se espera que haga grandes cambios inmediatos a la estrategia de Trump, el demócrata no ha aclarado explícitamente si seguirá reconociendo a Guaidó como presidente interino venezolano una vez que se quede sin escaño en la AN.

Preguntado por Efe, el equipo de transición de Biden no quiso hacer comentarios sobre las elecciones del domingo y sobre su reconocimiento a Guaidó.

Pese al boicot de la oposición liderada por Guaidó, los partidos opositores aparecerán en la tarjeta electoral el domingo porque han sido intervenidos por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que designó como líderes de esas formaciones a antiguos militantes que fueron expulsados y acusados por sus excompañeros de corruptos.

La Prensa