Deportaciones de EEUU pueden haber propagado el coronavirus a 15 países

Honduras figura entre los 15 países que pudo haber recibido deportados contagiados con coronavirus.

Nueva York.

Los 536 vuelos con "un gran número" de inmigrantes deportados que se han realizado este año, muchos tal vez contagiados con el COVID-19, constituyen un riesgo de transmisión del virus a los 15 países a los que se ha regresado a los indocumentados, según un informe.

El documento "Vuelos de la muerte", realizados por la organización Witness of the Border, también destaca la probabilidad de que los traslados domésticos que realiza el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) a través de vuelos chárter o comerciales estén propagando el contagio y la infección entre los centros de detención.

"Vuelos de la muerte", dado a conocer este martes, rastreó y analizó los vuelos organizados por ICE hasta la fecha por semana y mes de deportaciones, expulsiones y traslado de emigrantes entre centros de detención, realizados en medio de la pandemia.



Entre los 15 destinos que recibieron a sus nacionales figuran México, así como Honduras, Guatemala y El Salvador, en el Triángulo Norte de Centroamérica, así como Haití.

De acuerdo con el informe, ICE ha contratado a empresas privadas para unos 1.760 vuelos dentro de EE.UU. que transportan a personas detenidas desde enero.

Otros 536 vuelos transportaron personas, muchas de las cuales pueden haber estado expuestas al virus, a 15 países de América Latina y el Caribe.



Destaca que sólo para el pasado julio, más de cuatro meses después del cierre de la frontera de EE.UU por la pandemia, ICE operó 403 probables vuelos, incluidos 82 de deportación a América Latina y el Caribe.

"Hay evidencia de niveles extremadamente altos de COVID en los centros de detención: por ejemplo, en las instalaciones de Farmville, Virginia, casi el 90 por ciento de los detenidos dieron positivo tras un traslado masivo de 74 hombres", advirtió en un comunicado el autor del informe y defensor de refugiados, Thomas Carwright.

"Esto sugiere los horribles resultados de estas traslados dentro de la red de centros de detención de EE. UU.", afirmó el activista.

Mientras que Joshua Rubin, fundador de Witness of the Border, una organización de voluntarios, señaló que este país "está expulsando a la gente, negándoles incluso la farsa de un proceso legal".

Precisamente, este martes, el alguacil del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva, informó que su oficina prohibirá de manera permanente el traslado de presos a los agentes de ICE, una política que había promulgado temporalmente por primera vez en abril en medio de la pandemia.

El sistema penitenciario de este condado, el más grande de este país, ha enfrentado altas tasas de infección por COVID-19 entre su población.

La Prensa