"El Marro": “No hice nada a nadie, trátenme como persona, no soy indisciplinado“

José Antonio Yepez, "El Marro", pidió en la audiencia un trato indistinto en el penal porque "no le ha hecho nada a nadie".

VER MÁS FOTOS
Guanajuato (México), 13 ago (EFE).- Un juez federal vinculó este miércoles a proceso e impuso prisión preventiva al líder del poderoso Cartel Santa Rosa de Lima, José Antonio Yépez Ortiz 'El Marro', por delincuencia organizada en el robo de hidrocarburos en el céntrico estado de Guanajuato.
Guanajuato (México), 13 ago (EFE).- Un juez federal vinculó este miércoles a proceso e impuso prisión preventiva al líder del poderoso Cartel Santa Rosa de Lima, José Antonio Yépez Ortiz 'El Marro', por delincuencia organizada en el robo de hidrocarburos en el céntrico estado de Guanajuato.

Guanajuato, México

Al ser vinculado a proceso por delincuencia organizada en su modalidad de robo de hidrocarburos a Pemex mediante tomas clandestinas, principalmente en Guanajuato, José Antonio Yepez, "El Marro", pidió un trato indistinto en el penal porque "no le ha hecho nada a nadie".

En una audiencia remota, que duró casi tres horas, el juez encontró probabilidades de que el imputado esté vinculado con ese delito debido a las declaraciones que miembros del Cártel de Santa Rosa de Lima - que presuntamente encabeza el acusado - dieron a policías federales.

La audiencia fue transmitida de manera simultánea en la sala 1 del Centro de Justicia Penal Federal con sede en Almoloya de Juárez, junto al Penal de máxima seguridad de "El Altiplano", donde está internado.


Al final de la audiencia, el acusado, de sudadera beige, audífonos y un cubrebocas que se retiraba de vez en vez, solicitó al juez de control que en ese penal tuviera un trato indistinto y que no tuviera "una máxima seguridad dentro de la máxima seguridad".

"Ya que no estoy en un Cereso de mi Estado, que no se me individualice en el tiempo que dure el proceso, que no se me trate... que no se me tenga en una zona aislada, no tengo nada contra nadie. No hice nada a nadie, que se me trate como una persona, sí hice lo que hice o no lo hice es otra cosa, que no se me tenga aislado, no soy indisciplinado, si se puede señoría, es lo que quería manifestar", expuso "El Marro".

Cae el marro.1(800x600)
El pasado 2 de agosto, "El Marro" fue capturado por fuerzas federales y estatales en el municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas, en Guanajuato.



El juez le explicó al imputado que será tratado como probable responsable y que, por lo pronto, no es culpable de los delitos que se le imputan, por lo que deberá ser tratado como eso.

En caso contrario, dijo, deberá manifestarlo a su abogado o al propio juzgado para tomar las medidas pertinentes y hacer recomendaciones al centro de reclusión.

El acusado afirmó que no quería privilegios y que sólo pedía realizar algunas llamadas. En el desarrollo de la audiencia, la defensa desechó todas las acusaciones de los fiscales federales al referir que todos los datos de prueba estaban basados en denuncias anónimas, en medios de comunicación y en interpretaciones de los agentes investigadores.

Sin embargo, en las valoraciones del juzgador se indicó que todos esos elementos en su conjunto derivaban en la prueba de responsabilidad del guanajuatense.

El juez hizo una síntesis de las investigaciones que concatenaron una relación entre supuestos sicarios de Yepez con otras personas señaladas como supuestos cómplices en el robo de combustible a Pemex.

En las escuchas se corroboró que los supuestos delincuentes refirieron en reiteradas ocasiones que "El Marro" era el líder del cártel de Santa Rosa de Lima y que las llamadas recurrentes a él eran para solicitar instrucciones para la comisión de un delito.

La Fiscalía General de la República solicitó un plazo de tres meses para la conclusión de la investigación, no obstante, la defensa solicitó que fuera sólo dos meses para concluir las indagatorias.

El juez fijó para el próximo 7 de octubre el término de las investigaciones y continuar con el proceso en contra del imputado, quien obtuvo la prisión preventiva oficiosa como medida cautelar.

La Prensa