Estuvo sentado día y noche frente a la casa de su novia hasta que ella se recuperó de COVID-19

El romántico gesto de un adolescente enamorado ha causado controversia en redes sociales.

Collin Ouellette (19) y su novia, Camila Baldasso (17) son los protagonistas de esta romántica historia.

Estados Unidos.

Ni el sol, la lluvia o los mosquitos detuvieron a Collin Ouellette (19) de poder mostrarle a su novia, Camila Baldasso (17), su amor tras ser diagnosticada con COVID-19.

El joven de Texas, Estados Unidos, estuvo sentado día y noche frente la ventana de su novia para hacerle compañía durante el proceso de recuperación del virus.

Y es que los jóvenes se sometieron juntos al test, luego de haber estado en contacto con una persona contagiada.

Texas es uno de los estados más afectados por la pandemia en el país del norte. Al miércoles el estado confirmó casi 10.000 nuevos casos positivos y 220 muertes, lo que llevó los totales a 523 mil y 9.307.

Además lea: Expresidente ecuatoriano Abdalá Bucaram detenido por segunda vez en tres meses

Luego de practicarse el examen, Collin salió negativo, pero Camila lamentablemente dio positivo.

"Estaba triste de que no pudiéramos vernos, pero me dijo que estaría ahí para mí todo el tiempo", dijo Camila.

A partir de ese momento, Collin decidió sentarse día y noche frente a la ventana de su novia todos los días para pasar tiempo juntos, y no solo de manera virtual, a pesar de las restricciones por la pandemia.

El joven colocaba su silla puntualmente y soportaba las inclemencias del tiempo, todo por amor a la joven.

"A veces cenábamos juntos y una noche contestamos 100 preguntas que uno le hacía al otro. A veces me sentía mal por él, porque estaba sentado bajo la lluvia o siendo devorado vivo por mosquitos", comentó Camila.

Ella documentó y compartió la romántica acción de su novio, que rápidamente se volvió viral.

Afortunadamente Camila se recuperó del virus y los jóvenes pudieron cerca nuevamente, tras varios de distanciamiento; que para ellos fueron una eternidad. "Lo primero que hice fue darle el abrazo más grande del mundo", expresó Camila.

La Prensa