El Salvador apuesta al plasma convaleciente para curar a enfermos de COVID-19

El Salvador, Panamá y Costa Rica apuestan por el tratamiento con plasma para tratar a pacientes graves de coronavirus.

Al menos 200 personas han donado plasma en El Salvador tras recuperarse del coronavirus./EFE.
Al menos 200 personas han donado plasma en El Salvador tras recuperarse del coronavirus./EFE. /

San Salvador.

Al igual que Panamá y Costa Rica, El Salvador avanza en la implementación del tratamiento de plasma convaleciente para curar a enfermos de la COVID-19, proceso al que este país le apuesta en momentos en que se experimenta una alza en los contagios diarios.

Este país centroamericano ya superó los 200 contagios diarios. El sábado se contabilizaron 207 contagios, el domingo 239, el lunes 265 y el martes la cifra llegó a 298 casos.

El alza en las infecciones se da en momentos en que el país se encuentra en la primera fase de su reactivación económica tras más de 80 días paralizada por la pandemia y en pleno debate entre los órganos Legislativo y Ejecutiva para decretar un nuevo estado de excepción para detener al aumento de contagios.



En medio de esta situación, las autoridades de salud avanzan en la implementación del plasma convaleciente para salvar la vida de los pacientes con la COVID-19.

Desde que estalló la pandemia en esta país, a mediados de marzo y hasta el martes, se registran 182 personas fallecidas y 3.964 pacientes superaron la enfermedad.

Hasta el momento, se tienen 2.590 casos activos y 7.036 casos sospechosos.

¿QUÉ ES EL PLASMA CONVALECIENTE?

Jaime Alfaro Mendoza, coordinador de la Red de los Centros de Recolección de Plasmas Convalecientes, explicó a Efe que el plasma es la parte liquida de la sangre, de color amarillo, donde van suspendidas todas las células, electrolitos, proteínas, factores de coagulación.

El experto señaló que el liquido ya extraído pasa por un proceso de "inactivación viral, todo eso para aumentar la seguridad del receptor porque estamos ante un virus que es emergente y desconocemos muchas situaciones".

Indicó que el plasma es importante en el tratamiento de la enfermedad, sobre todo en los pacientes que están moderados y graves, para "bajar la carga viral porque los efectos que conllevan a la muerte del paciente es la carga viral elevada".

"Es un virus que se reproduce muchísimo y a la larga al paciente lo que lo lleva a la muerte son los daños asociados al mismo virus", subrayó.

¿QUIÉNES PUEDEN DONAR?

De acuerdo con Alfaro Mendoza, la donación del plasma convaleciente debe de ser de los pacientes que se ha recuperado de la enfermedad de la COVID-19.

"Toda personas que ya se haya recuperado y esté en el periodo de convalecencia, o sea ya superó la enfermedad y que todavía tiene anticuerpos de tipo neutralizante, dona su plasma", dijo.

Señaló que está práctica también "sirve como terapia de soporte para bajar la carga viral a los pacientes que siguen luchando y que su sistema inmunológico no ha logrado de todo recuperarse".

"El sistema inmunológico que superó la enfermedad es solidario con el que no puede superarla", apuntó el experto.

El coordinador de los centros de recolección explicó que el plasma no puede ser extraído a los pacientes al momento de que se les da su alta médica, si no que es "dos semanas después de haber superado la enfermedad".

"Se le hace conciencia al paciente que se está recuperando y se le reitera que la donación tiene que ser voluntaria, altruista y no remunerada, porque corren muchos rumores que la gente está vendiendo el plasma", indicó.

El paciente debe tener más de 18 años para donar su plasma, no sufrir enfermedades crónicas, haber dado positivo al COVID-19 y tener un paso de 110 libras (unos 50 kilos), son algunos de los requisitos según el experto.

Acotó que no son aptos para donar las personas que sufrieron hepatitis B, tengan VIH y enfermedades crónicas como cáncer y problemas renales.

"La personas puede donar hasta seis veces", añadió.

AVANCES EN EL SALVADOR

De acuerdo con el Gobierno, El Salvador inauguró el 9 de mayo su primer centro de recolección de plasma en el Hospital Nacional de Niños "Benjamín Bloom", donde Alfaro Mendoza recibe a los donantes, y a la fecha se han adecuado 4 lugares para donar.

Estos lugares son el Hospital Nacional Rosales, el Hospital Militar, el Instituto del Seguro Social y el Hospital San Juan de Dios, ubicado en el occidental departamento de Santa Ana.

Vea: OMS pide disciplina individual para evitar propagación del coronavirus

El experto señaló que hasta el momento unas 200 personas recuperadas de la COVID-19 han donado su plasma e indicó que, a pesar que la convocatoria ha sido "un poco lento por algunos inconvenientes en el proceso que se han tenido, esperamos que las personas se acerquen".

Apuntó que la siguiente fase "sería concienciar (a las personas) que han presentado sintomatología COVID-19 y que no fueron internados para que donen su plasma, porque hoy por hoy solo se revisen a los pacientes que ya superaron la enfermedad".

"La OMS (Organización Mundial de la Salud) sugiere que en toda enfermedad viral emergente se debe de usar plasma convaleciente mientras no haya una terapia o vacuna alternativa, ni fármacos", agregó el experto. EFE

La Prensa