Panamá regresa a la cuarentena tras explosión de casos por Covid-19

El ritmo de propagación del coronavirus se ha acelerado en las últimas semanas.

Personas hacen fila para entrar a un supermercado en Panamá.
Personas hacen fila para entrar a un supermercado en Panamá.

Ciudad de Panamá, Panamá.

Las autoridades de Panamá reportaron este domingo otras 7 muertes y 421 casos de COVID-19, lo que elevó a 393 las defunciones y a 16.425 los contagios confirmados de la enfermedad en 90 días de pandemia, cuyo ritmo de propagación se ha acelerado en las últimas semanas.

Hay 421 pacientes hospitalizados, 84 en unidades de cuidados intensivos (UCI) y 337 en salas, y en aislamiento domiciliario están 5.393, de ellos 667 en hoteles que funcionan como hospitales. Un total de 10.218 contagiados se ha recuperado de la enfermedad.

De los 393 fallecidos, la mayoría (284) siguen siendo personas de 60 o más años de edad.

Las autoridades informaron que en 90 días de pandemia se han realizado 77.592 pruebas de detección del COVID-19, de las que el 24 % han resultado positivas. En las últimas 24 horas se aplicaron 1.589 test y la cifra por cada 100.000 habitantes llegó a 1.813.

Cuarentena

El repunte en el número de nuevos casos y de fallecidos llevó a las autoridades de Salud a reimplantar a partir de este lunes las restricciones de movilidad por género y a dos horas diarias, dependiendo del número de identidad, en las provincias de Panamá, donde está la capital, y la aledaña Panamá Oeste.

Estas limitaciones, en el marco de la cuarentena indefinida decretada el 25 de marzo, fueron levantadas el pasado 1 de junio a nivel nacional y entrarán nuevamente en vigor mañana solo en esas 2 de las 10 provincias del país.

La ministra de Salud, Rosario Turner, precisó en los últimos "14 días" se han reportado "5.800 casos" de COVID-19, de los que el "93 % se encuentran aislamiento domiciliario (...) el 7 % se encuentra en hospitales".

La ministra insistió en la necesidad de hacer caso a las recomendaciones para evitar la propagación del COVID-19, así como "seguir trabajando" para la reapertura ordenada y bajo medidas de biosegurdad de las actividades económicas de acuerdo con el plan que las ha dividido en 6 bloques, de los cuales ya 2 están activos.

El comercio no esencial sigue cerrado en Panamá, mientras que el personal vinculado a las actividades permitidas, como los servicios de salud, seguridad, alimentación, transporte, industria, servicios técnicos, pesca y construcción de proyectos públicos, deben presentar el salvoconducto correspondiente.

La Prensa