EEUU intentó prepararse hace 13 años contra un virus letal como el coronavirus

Estados Unidos intentó sin éxito hace años dotarse de un gran número de respiradores.

VER MÁS FOTOS
Las autoridades sanitarias de EEUU habían alertado que el sistema hospitalario necesitaba nuevos respiradores para enfrentar una eventual pandemia./AFP.
Las autoridades sanitarias de EEUU habían alertado que el sistema hospitalario necesitaba nuevos respiradores para enfrentar una eventual pandemia./AFP. /

Washington, Estados Unidos.

Estados Unidos puso en marcha hace trece años un plan para responder al bajo número de respiradores disponibles en el país, pero la iniciativa nunca llegó a concretarse, según un reportaje publicado este domingo por The New York Times.

Ahora, los respiradores se han demostrado como fundamentales para salvar la vida de los casos más graves de COVID-19 y todos los estados compiten entre ellos para tratar de adquirir las enormes cantidades de estos equipos que creen que van a necesitar.

Según el Times, el plan diseñado hace trece años por funcionarios estadounidenses identificó el número de respiradores como una de las grandes vulnerabilidades del sistema sanitario del país y propuso desarrollar un nuevo modelo -mucho más barato y portátil- para su utilización en caso de una epidemia de gripe u otra crisis.

El Gobierno llegó a contratar a una empresa para diseñar las nuevas máquinas, pero ésta fue adquirida por otra firma y el proyecto nunca se llevó a cabo.

Operación fracasada

Inicialmente, el objetivo era que los respiradores se desarrollasen para 2010 o 2011 y que el Gobierno comprase hasta 40,000 unidades para añadirlas a las que ya había en su Reserva Nacional con el fin de responder a posibles emergencias.

Tras ese fracaso, en 2014, las autoridades volvieron a poner en marcha la iniciativa con otra compañía, cuyo nuevo modelo de respirador se aprobó finalmente el pasado año y que aún no ha entregado ninguna unidad, señala el reportaje.

"Claramente vimos el problema", dijo al periódico Thomas R. Frieden, que dirigió entre 2009 y 2017 los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). "Innovamos para tratar de lograr una solución. Hicimos progresos, pero parece que no han resultado en los volúmenes que necesitábamos", apuntó.

En las últimas semanas, expertos y autoridades han subrayado repetidamente la urgencia de contar con más respiradores en los hospitales de todo el país ante el avance del coronavirus.

Vea: Los cheques de EEUU para afectados de coronavirus se tardarán hasta 3 semanas

En Nueva York, el epicentro de la pandemia en Estados Unidos, el gobierno estatal asegura que harán falta unos 30,000 respiradores cuando llegue lo peor del brote, en las próximas dos o tres semanas.

Según el gobernador, Andrew Cuomo, que ha pedido repetidamente ayuda a Washington, el estado está haciendo todo lo posible para adquirir el mayor número de máquinas, pero se está encontrando con gran competencia por parte de otros estados y de otros países, dada la enorme demanda que ha creado el COVID-19.

Cuomo aseguró el sábado que hace tan solo unas semanas se estaban comprando respiradores por unos 25,000 dólares cada uno y que ahora ese precio ha aumentado hasta unos 45,000. EFE

La Prensa