Irán prolonga jornada electoral en la que los conservadores son favoritos

Las autoridades electorales en Irán extendieron hoy la votación durante dos horas en las elecciones parlamentarias de la república islámica.

Una mujer judía iraní se registra en una mesa electoral en la capital Teherán el 21 de febrero de 2020. Las autoridades electorales en Irán extendieron la votación durante dos horas en las elecciones parlamentarias de la república islámica el viernes, informó la televisión estatal.

Teherán, Irán.

Irán amplió este viernes dos veces el cierre de los colegios electorales para intentar animar a un electorado apático, en unos comicios legislativos en los que los conservadores parten como favoritos, tras la descalificación de miles de candidatos reformistas y moderados.

Según las últimas cifras del ministerio de Interior, la tasa de participación a las 15H00 (11H30 GMT) era del 19%.

A las 18H00, cuando los colegios debían cerrar, las autoridades electorales anunciaron que se prolongaba la jornada, hasta las 20H00 (16H30 GMT). Luego volvieron a hacer la misma maniobra, aplazando el cierre de los colegios hasta las 18H30 GMT.

El guía supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, que votó a primera hora, como acostumbra hacer, recordó a sus fieles que acudir a las urnas a votar no es solamente un deber cívico, sino "religioso".

Lea: Ministro mexicano confirma extradición a EEUU del narcotraficante Menchito

Jamenei pidió a los cerca de 58 millones de electores a que participen masivamente para "garantizar el interés nacional".

La televisión difundió imágenes de electores que hacían cola en unas 20 ciudades.

En el sur de Teherán, donde los conservadores tienen una sólida base de apoyos, las colas eran claras, atestiguó la AFP. En los barrios exclusivos del norte se veían en cambio menos electores.

Undécima legislatura

La undécima legislatura que saldrá de las urnas desde la revolución islámica de 1979 arrancó además en un contexto de tensiones exacerbadas entre Irán y Estados Unidos y de gran recesión en el país.

Las elecciones se celebran casi mes y medio después de que las fuerzas armadas iraníes derribaran "por error" un avión ucraniano.

Inicialmente las autoridades civiles negaron tener nada que ver pero tres días después, el Estado Mayor reconoció su responsabilidad.

Este reconocimiento tardío desató algunas manifestaciones contra los gobernantes, haciendo añicos la aparente unidad nacional manifestada días antes en el funeral del general iraní Qasem Soleimani, muerto por un ataque estadounidense en Irak el 3 de enero.

Además: OMS preocupada ante aparición de coronavirus fuera de China "sin vínculo epidemiológico claro"

En Teherán, muchos habitantes afirmaron a la AFP que se negaban a votar.

Para Amir Mohtasham, de 38 años, sin empleo desde hace dos años, "estas elecciones son en vano". "No confío en los conservadores ni en los reformistas".

"Sin mi voto"

Mohamad, un comerciante de alfombras de 30 años, dijo haber votado en el pasado por el presidente Hasan Rohani, un moderado. "Pero no hemos logrado nada [y] hay demasiadas mentiras", dijo. "Si votar es legitimar, entonces será sin mi voto".

Como la comisión electoral prohibió que miles de posibles candidatos reformistas y moderados se presentaran en los comicios, la votación quedó reducida prácticamente a un duelo entre conservadores y ultraconservadores.

Dependiendo del peso de los ultraconservadores en la futura Asamblea, la política exterior de apertura, aplicada por Rohani desde su elección en 2013, podría cambiar.

Los ultraconservadores se oponen a cualquier negociación con Occidente y acusan a Rohani de ser pasivo ante las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump.

Además están ansiosos por salir del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní alcanzado en 2015 en Viena, amenazado desde que Trump se retiró unilateralmente del mismo en 2018.

elecciones.603(800x600)
Una mujer judía iraní se registra hoy en una mesa electoral en la capital Teherán.

Algunos reformistas alertan sobre una posible victoria de los ultraconservadores si la abstención es alta.

La abstención "aumentará la posibilidad de una agresión militar", afirmó en Twitter Hesamedin Ashena, un asesor de Rohani que pidió a los iraníes que voten.

Después de que el Consejo de los Guardianes, un órgano en manos de los conservadores encargado de controlar las elecciones, descartara a muchos aspirantes, menos de 7,200 candidatos se presentan para los 290 escaños del Parlamento, según el ministerio del Interior.

Estados Unidos anunció el jueves sanciones financieras, esencialmente simbólicas, contra cinco altos cargos del Consejo de los Guardianes, y denunció "la manipulación de elecciones para favorecer la agenda maligna del régimen".

El viernes, fue el turno del Grupo de acción financiera internacional (GAFI), que restableció todas sus sanciones contra el gobierno iraní.

Irán no aplica la llamada Convención de Palermo para luchar contra la criminalidad internacional, por lo que "de acuerdo a nuestras normas, el GAFI levanta la suspensión de todas las sanciones y pide a sus miembros que las aplique de manera eficaz" indicó el grupo, tras una reunión en París.

La participación en las últimas diez elecciones rondó el 60.5%, según el ministerio del Interior.

La Prensa